Claves para un rescate (I)

 

Por Cristina Falkenberg – Fotografías Evaldés

Todas las fotografías son de animales adoptados a través de Protectora de Marina Alta

Esta serie de tres posts quiero dedicarla a Mamen, Sole y su hija, Cynthia, Mari Carmen, Ernesto, Marie, Gloria, Stella, Nico, Maite. Stefan y sus compañeros y a tantas personas que no han escatimado esfuerzos estos días. ¡Gracias a todos vosotros, millones de gracias!

De alguna manera todos los animales que llegan a una protectora son animales rescatados: del abandono, de quienes ya no podían tenerlos… Pero en estos posts queremos hablar de las operaciones que entrañan el rescate de varios animales a la vez.

Todos hemos oído hablar de personas que padecen síndrome de Noé o de situaciones en que un grupo de animales están retenidos en condiciones inadecuadas: entonces surge la necesidad de rescatar.

Los llamados a organizar un rescate son en primer lugar los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y los funcionarios del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma. Dependiendo del lugar donde se hallen los animales, tenderán a intervenir unos u otros, pero siempre debemos ponernos en contacto con ellos.

Según la situación, formularemos denuncia o no. Muchas veces basta que comuniquemos unos hechos para que ellos intervengan. Sin embargo no es infrecuente que agentes de la autoridad, protectoras y ciudadanos voluntarios colaboren estrechamente poniendo remedio a la situación.

La planificación es básica: hemos de saber que contamos con los medios necesarios y hay que hacer un reparto correcto de las tareas. La coordinación es fundamental y cada persona es responsable de lo que se le ha encomendado.

En un primer momento intervendrán:

1. Personas en el lugar de los hechos, físicamente sacando a los animales de la situación de peligro;

2. Tiene que haber una persona encargada de llevar la lista de animales rescatados: se les da nombre, se hacen fotos y se anota cualquier aspecto importante;

3. Personas encargadas del transporte, que debe hacerse de manera segura y adecuada para cada animal, anotando a dónde va.

4. A veces habrá un veterinario en el lugar, prestando primeros auxilios; otras veces no, pero las clínicas concertadas estarán esperando nuestra llegada. Atenderán primero las urgencias, por lo que las pruebas y tratamiento a los demás animales a lo mejor no son completas limitándose a lo fundamental. Repetir pruebas no tiene sentido y duplicar tratamientos incluso puede ser contraproducente. La ficha clínica inicial de cada animal es básica.

La semana que viene hablaremos de más roles importantes, tanto en el momento del rescate como los días inmediatamente posteriores.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*