¡Feliz cumpleaños, Carolanne!

Por Cristina Falkenberg – Fotografías Evaldés y otros

Todas las fotografías son de animales adoptados a través de Protectora de Marina Alta (si bien en este post la perrita negra, Luna, se adoptó a través de otra protectora y la fotografía es de Rose, su nueva mami)

Las protectoras recogemos animales algunos de ellos en un estado lamentable. Nuestra mayor alegría es verles recuperarse y que encuentren una familia que les respete y les quiera.

Adoptar es una decisión importante. El animal pasará con nosotros el resto de su vida, o eso es al menos como debe plantearse una adopción.

Cuando Uma nos llegó era una perrita asustada, muy delgadita y un poco desorientada. La revisamos a fondo y estaba sana. Prosiguió su recuperación y cuando estuvo preparada la vacunamos y esterilizamos.

Uma es un cruce de chihuahua y pesa apenas dos kilitos y medio: es decir, es una perrita mini. Sin embargo hace bueno el dicho de que los chihuahuas son una gran personalidad atrapada en pequeño cuerpo.

Uma enamoró a Carolanne: fue amor a primera vista, lo que se dice un flechazo. Hace años, Carolanne había tenido un chihuahua que fue un perrito muy querido. Enseguida supo que Uma era para ella. La llamó Tinkerbell, de modo que nosotros también la llamaremos así.

En su casa de acogida, Tinkerbell se hizo íntima de Thais, una yorkie de 750 gramos de peso rescatada al borde de la muerte y que ya va cumpliendo años, felizmente.

Una adopción muy feliz

La adopción de un animal requiere ciertos preparativos y pocas alegrías hay tan grandes para una protectora como ver la ilusión con que algunos adoptantes preparan la llegada del nuevo miembro de la familia.

Carolanne tiene otros perritos, pero ninguno tan pequeño como Tinkerbell, de modo que hubo de comprarle cosas todas nuevas, de su tamaño: comida, cuatro cuencos, un arnés para pasear y un collar para estar por casa; además de su ropita, pues es invierno y hace frío.

Tinkerbell emprendió viaje con el abriguito que le había regalado su casa de acogida, pero a su llegada le esperaba un armario digno de una princesa: dos camisteas, un par de jerseys hechos por una amiga de la adoptante, un abriguito… y toda suerte de complementos. La semana que viene os enseñaremos los jerseys hechos por su amiga y os hablaremos de esta prenda que tanto gusta a los perritos.

 

¡Qué felices nos ha hecho ver que esta pequeña traía tanta ilusión a una persona! Los animales de compañía se quieren porque aportan muchísimo bienestar psicológico a las personas, con su afecto desinteresado y su comprensión inmediata de tantas cosas.

Que Tinkerbell se ha sabido querida desde el primero momento es cierto: enseguida se ha adaptado, quería jugar con todo, hizo gala de su enorme vitalidad y puso en orden a los demás perretes de la casa, todos mucho más grandes que ella.

El 28 de enero fue el cumpleaños de Carolanne, y Tinkerbell nos dijo que sería su mejor regalo. Lo ha sido para ti, Carolanne y para todos quienes hacemos Protectora de Marina Alta, y por supuesto para Tinkerbell, una perrita tan, tan querida.

¡Feliz cumpleaños!

1 comentario sobre: “¡Feliz cumpleaños, Carolanne!”
  • Dios los bendiga; su humanidad y buen corazon….asi como tambien a la web por la sensibilidad del espacio, sentimiento tan a menos estos dias con los animales.
    Nosotros tenemos nuestros perritos y gatos adoptados, es complicado, por lo general, son vidas q han sufrido mucho y por tanto son complejos no es facil la adopción, es una prueba fuerte pero el amor, nos da ese animo para seguir adelante y darles un hogar.
    Gracias por compartir lo vivido.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*