Un regalo distinto

 

Por Cristina Falkenberg – Fotografía Evaldés

Todas las fotografías son de animales adoptados a través de Protectora de Marina Alta

Muchas veces no sabemos qué regalar: y lo cierto es que hay personas que parece que ya tienen de todo.

La tradición de haceros regalos en las fiestas de Navidad y Reyes lo que expresa es aprecio, gratitud, afecto… y justo ese es el propósito de un regalo: que otro sepa que le queremos bien.

Regalos hay muchos, de más o menos precio, pero cuántas veces no nos han regalado cosas que luego apenas hemos utilizado. El valor de algo es esa conexión que hay entre su precio y la utilidad que tiene, sea ésta de tipo material o espiritual.

El Protectora de Marina Alta sacamos unas tarjetas-regalo con diversos fines…

Regalar salud

Una de las actividades de toda protectora es fomentar la salud y el bienestar animal. En la Protectora acordamos con nuestro veterinario de cabecera que para que las personas se animasen a vacunar y a esterilizar, pudiesen adquirir unos económicos packs.

Los packs abarcan todas las vacunas, desparasitación, revisión, tests, microchip y pasaporte que necesita un perro o un gato. Para quien tenga una mascota o esté pensando en tenerla, este es un buen regalo.

Si uno se acerca a su protectora local es seguro que le harán buenos precios o tendrán un veterinario que colabore con ellos y se lo pueda ofrecer, también en esterilizaciones.

Regalar esperanza

Otro buen regalo es adoptar un animal: para ese animal se abren las puertas a una nueva vida y todo se torna esperanza para él.

Una buena protectora entregará la mascota esterilizada, con todas sus vacunas, desparasitada, con chip, pasaporte y testada, además de recién bañada, peinada y perfumada. Todo eso está incluido en el precio de la adopción. El animal en sí es gratis.

A cambio de regalar esperanza o regalar salud, uno recibirá el amor incondicional de su peludo, una de las experiencias más gratas en esta vida.

Regalar caridad

Sin embargo, admitámoslo: no todos los animales lo tienen igual de fácil. Uno debe tener ciertas condiciones para animarse a adoptar a un animal muy mayor, tullido o enfermo. Lo primero que hay que tener es el tiempo y el espacio adecuado para él.

Empero regalar esa caridad para con animales a los cuales a lo mejor jamás veremos, no deja de ser gratificante y por modesto que sea nuestro donativo, lo cierto es que hará una diferencia.

En este punto queremos hacer una advertencia muy importante. Desde Protectora de Marina Alta alertamos contra los estafadores que piden dinero para animales en estado de necesidad, de los cuales nunca más se supo.

Hay que mirar muy bien antes de donar. Una protectora seria informará con transparencia acerca de sus actividades. Los animales se ve a dónde van y las operaciones de rescate quedan documentadas (con bastante frecuencia en extensas denuncias con listas y fotografías de los animales y las facturas veterinarias, necesarias en cualquier denuncia ante el SEPRONA, la Fiscalía o el Juez).

Por lo tanto, regales lo que regales: salud, esperanza y caridad serán siempre obsequios de valor, por un modesto precio.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*