¿Días lluviosos? ¡¡Dale marcha al olfato!!

14581306_1792195247728954_1233403028450069356_n

La lluvia hace que los momentos de entretenimiento y diversión para nuestros peludos sean más cortos, y en algunos casos hasta muy rápidos.

Para perros a los que no les gusta mojarse esto es ideal, pero ¿qué pasa con aquellos que necesitan correr, divertirse llueva, truene o caigan chuzos de punta?

Si bien físicamente no podemos darle estos días ese desfogue que tanto necesitan, podemos hacer que se cansen y disfruten dentro de casa y sin poner en peligro ningún mueble.

¿Cómo? ¡¡Pues muy fácil!! ¡¡Jugando con su olfato!!

Nuestros perros tienen el olfato muy desarrollado por algo, y es que si bien les hace ser unos perfectos buscadores de huellas olfativas, su olfato estimula su intelecto haciendo que cada vez que lo usen su cerebro se vuelva una auténtica máquina de pensar.

Y aunque suene mal, cuando nuestros perros piensan… ¡¡Se cansan!!

Así que ya sabéis… ¡¡Los días de lluvia son perfectos para oler!!

¿Y cómo lo hacemos?

En el mercado podréis encontrar multitud de juguetes interactivos de mayor o menor dificultad para que nuestros peludetes estimulen su olfato, pero no hace falta gastarse ni un euro para poner en práctica los juegos de olfato.

14705814_1801504970131315_3771447654585016443_n

Podemos empezar con algo tan simple como tirar sus chuches favoritas al suelo y decir ¡BUSCA! Nuestro peludete comenzará a mover su trufa mientras encuentra sus sabrosos premios.

Si se lo queremos poner más difícil podremos usar tuppers, vasos de plastico, cajas de cartón… Y esconder premios sabrosos en ellos. Nuestro perro tendrá que pensar cómo conseguirlos, unos usarán el morro, otros las patas… Es muy entretenido verlos resolver estos problemas.

Tras terminar el rescate de sus premios tendremos un perro agotado mentalmente que disfrutará de una buena siesta en su cama.

¿Sencillo, verdad?

No siempre el ejercicio físico es lo mejor para estimular correctamente a nuestros queridos amigos peludos.

PD: Deberemos adaptar los juegos según nuestro perro vaya aprendiendo, a veces deberemos enseñarles a qué vamos a jugar… Ya que si se lo complicamos mucho desde un principio nuestro perro puede no entender el juego y frustrase.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*