¿Está mi perro preparado para la lluvia?

landscape-749681_640

 La ansiada lluvia que durante tanto tiempo venimos esperando ha llegado.

Los paseos se hacen más rápidos y cortos para nuestros peludos amigos, y en determinados momentos pasear puede ser una odisea al tener que ir esquivando paraguas ¿a quién no le ha pasado?

En los días lluviosos muchos de nosotros nos preguntamos ¿es necesario proteger de la lluvia a nuestros perros mediante un chubasquero?

El uso de prendas de vestir en nuestros perros está justificado según las características físicas de nuestros animales. Un galgo por ejemplo, por su fisionomía, necesitará una ayuda para protegerse del frío del invierno, mientras que un husky con abrigo se asará.

En cuanto a la lluvia, nuestros perros están perfectamente adaptados para esta climatología. Su manto posee una capa de grasa que evita que el frío y el agua lleguen hasta la piel, por lo que  salvo que tengas un perro con algún problema cutáneo o en su manto, el chubasquero no será necesario.

Ahora bien ¿en qué beneficia ponérselo?

Si a las prisas del paseo, o el haber disfrutado del mismo a pesar de llegar sopas a casa le sumamos la hora de secado (entre toallas, secador, y demás). Podemos hacer que el paseo termine siendo un calvario para nuestro pobre animal, por lo que el uso del chubasquero nos evitará esto. O bueno, dependiendo de cómo este lloviendo, tardaremos la mitad de tiempo en dejar a nuestro peludo amigo hecho un pincel.

En este caso es más “lo práctico de la prenda” que su utilidad en si para nuestro animal.

¿Y las botas de lluvia? ¿Son necesarias?

Pese a que es lo que menos nos acordamos de proteger, las almohadillas de nuestros perros son una de sus partes más delicadas y que más expuestas están a los elementos.

Protegerlas del agua y de la lluvia sería algo bastante lógico, pero no solemos hacerlo ya que usar botas puede ser algo incómodo para el animal.

Pero no debemos olvidarnos de esta parte de su cuerpo, y por suerte, contamos con productos específicos para hidratarlas, protegerlas y cuidarlas en forma de spray o de gel.

En tiendas especializadas podréis encontrarlos, pero si tenéis dudas al respecto, no dudéis en preguntar.

No dejes que la lluvia amargue tu paseo ni el de tu animal.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*