Los pandas y los humanos tenemos algo en común

Los pandas y los hombres tenemos algo en común

Los osos panda forman parte de los pocos mamíferos capaces de sentarse en su parte trasera. Y eso podría decir mucho acerca de nuestra evolución.

Sabemos que los bonobos y los chimpancés, y más generalmente los monos, están genéticamente muy cerca de los seres humanos. Lo que es menos conocido es que los pandas y los humanos comparten también (en términos relativos) mucho en común. Y esto podría traer una perspectiva emocionante en nuestra evolución.

Pero, ¿qué es lo que nos acerca a estos adorables devoradores de bambú? Estos animales se encuentran entre los pocos mamíferos que tienen un “falso pulgar”, un hueso de la muñeca que les permite alcanzar objetos. Como nosotros. Pero este no es el más importante. A diferencia de la mayoría de los mamíferos, los hombres están de pie.

Sin embargo, no sabemos exactamente cuándo y por qué pasamos de cuatro patas a la posición vertical para movernos. Y aquí es donde intervienen los pandas. Al igual que muchos úrsidos, estas adorables criaturas son capaces de sentarse en su parte trasera, con la espalda recta.

Comparando la columna vertebral de pandas y seres humanos, los científicos encontraron que a diferencia de los osos, los pandas tienen menos vértebras en la espalda baja y que tenían una forma diferente a la de éstos. Además también se observa la diferencia entre nosotros y nuestros primos lejanos, los simios. La columna vertebral de los pandas y los seres humanos habría evolucionado por la misma razón. Pero ¿cuál?

Al igual que los gorilas, los pandas se sientan o se ponen de pie para tener las manos libres y elegir las ramas de bambú, por ejemplo. A nivel de evolución se cree que los hombres se pusieron de pie para trepar a los árboles (los pandas no lo hacen).

Por ahora, el misterio sigue sin resolverse.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*