Depredadores de las serpientes

Depredadores naturales de las serpientes

Aunque no parezca creíble, dada la habilidad y rapidez de las serpientes, existen muchos tipos de depredadores de estos escurridizos y peligrosos reptiles. Por supuesto, esto en ocasiones queda determinado por el lugar donde vivan y el tamaño de las serpientes.

Por ejemplo, las serpientes jóvenes son más propensas a ser atacadas que los ejemplares mucho más grandes y bien desarrollados. Los jóvenes tienen que valerse por sí mismos desde el nacimiento y pueden ser consumidos lo mismo en forma de huevos, que rápidamente tras emerger de los mismos.

Para satisfacer tu curiosidad, en este artículo, daremos un repaso entonces a los principales depredadores de serpientes.

Aves

Las aves son una amenaza muy común para las serpientes, ya que pueden abatirse en un instante para poder llevárselas. Estas aves tienen muy buena visión y también tienen garras afiladas. Pueden visualizar y capturar serpientes que están en la tierra, en el agua, e incluso a las que viven en los árboles.

Jabalíes

A los jabalíes les encanta alimentarse de serpientes grandes. Como sabrás, son animales altamente agresivos y son capaces de asumir el desafío de ir a capturar un animal alamente venenoso. A menudo los jabalíes emprenden su caza en equipo, así que son capaces de superar rápidamente el poder de una gran serpiente.

Muchos depredadores son capaces de discernir las serpientes que podrían inyectarles veneno y las que no. Es por esto que evitan atacar ciertas especies y tratan de aprovechar la oportunidad que representan otras (fuente de la info).

Mapaches, zorros y coyotes

Este trío de depredadores también ven una excelente oportunidad alimenticia en muchas especies de serpientes. Sin embargo, se mantienen lejos de los ejemplares que saben pueden envenenarlos.

En común comparte su rapidez, y en el caso de los mapaches y zorros, es oportuno resaltar que también pueden llegar a las serpientes arborícolas.

Serpiente real y mangosta

La serpiente real es bien conocida por ser un depredador de otros tipos de serpientes. Los ejemplares de esta especie, para alimentarse de parientes, pueden llevar a cabo una búsqueda exhaustiva.

Otras especies de serpientes son propensas también al canibalismo, una práctica que no ejecutan demasiado, pero a la que tienden a recurrir cuando no tienen otras opciones de comida.

Por su parte, la mangosta también tiene un deseo natural de consumir serpientes y luchará con ellas para lograr su objetivo.

Posibles nuevos depredadores

Con muchos animales por ahí que han visto afectado su entorno natural producto de la acción humana, no es descartable que varios estén recurriendo a fuentes de alimentos no habituales para ellos.

Es por esto que muchos estudiosos dejan abierta la posibilidad de que actualmente existan nuevos depredadores de serpientes, incluso en algunos lugares en los que nunca se ha registrado la depredación del reptil.

Un gran depredador

El ser humano es un gran depredador de la serpiente. Muchas veces la depredación puede ser accidental, como cuando se aplasta una sobre la carretera mientras se va en un vehículo en marcha, pero otras veces sin embargo, es intencional, ya que a muchas personas les desagradan las serpientes y temen ser mordidas por las mismas, razones por la que en numerosas ocasionas las matan ante cualquier encuentro.

Además, en muchas áreas el consumo de una serpiente se piensa que trae buena suerte. Algunas aldeas son muy pobres, por lo que comen lo que pueden, y tienen muchas recetas que incluyen sopa de serpiente, un plato rutinario para su supervivencia.

Igualmente, hay muchas serpientes que son capturadas para comercializar su pie. Algunas  especies exóticas se venden en el mercado negro como parte del comercio clandestino de mascotas. Las personas pagan mucho dinero para poder tener una mascota que realmente les emocione e impresione a sus amigos y familiares.

Otro factor de riesgo para las poblaciones del reptil es la eliminación de las serpientes de su hábitat natural, con el fin de crear lugares para la industria y para la agricultura, y carreteras. Esta de hecho, es una de las razones principales por las que algunas especies están en peligro de extinción en este momento.

Por último, las serpientes venenosas son capturadas a menudo para su uso en la investigación científica. Esto permite la creación de antídotos que compensen y detengan los efectos del veneno, así como el uso de este en el tratamiento de determinados problemas de salud de los seres humanos. No obstante, objetivamente hablando, y sin descartar la utilidad o pertinencia de estas acciones, esto también es un factor que ha condiciona que muchas serpientes estén en riesgo o amenaza de extinción.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*