Esa cama es demasiado pequeña para Kenny (O Kenny es demasiado grande para la cama)

Es de bien nacidos ser agradecidos. Eso es algo que a todos nos enseñan en casa cuando somos pequeños, pero la historia e Kenny es especial porque él es un perro y también es muy agradecido.

Kenny es la mascota de Pae, una adolescente de 15 años, a la que su madre le comunicó que tenía puntos acumulados para gastar en una web. Entre las dos decidieron que era hora de renovar la cama de Kenny, su mascota, así que aprovecharon la ocasión para encargar una nueva.

- Lee: Lannu, el perrito del Presidente de Finlandia que le quita el protagonismo a su ilustre dueño.

perro-cama

Fotos: Twitter (@paetonmathes)

La sorpresa vino cuando llegó el paquete a casa y ambas se dieron cuenta que se habían equivocado al solicitar la talla de la cama, ¡era demasiado pequeña para su mascota! Pero Kenny lejos de dejarla abandonada, adoptó posturas imposibles para intentar adaptarse al reducido tamaño de su nuevo espacio, no quería hacer de menos su regalo: era mullida, suave y olía a nueva. Su dueña, Pae, no dudó en retratar estos graciosos momentos, para después compartirlos con todos los internautas a través de Twitter, añadiendo: “Mi mamá pidió accidentalmente una cama de perro pequeña, aún así él está agradecido.”

- Lee: En primavera, cuidado extra para tu mascota

perro-cama-2

Foto: Twitter (@paetonmathes)

Después del divertido episodio, Pae ha querido dejar tranquilos a sus seguidores y ha vuelto a compartir una instantánea de Kenny, con dos camas, la primera tamaño ‘XS’ a la que se ve que el animal ha cogido cariño y otra, adaptada a su tamaño en la que por fin descansa relajadamente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*