Niños y mascotas: una relación cargada de beneficios

Un nuevo estudio de la Fundación Affinity confirma que los niños no sólo tienen una atracción natural por las mascotas, sino que además se sienten reconfortados con su compañía. Concretamente, el 94% afirma sentirse mejor con un animal cerca.

El estudio forma parte de la campaña “Juntos Crecemos Mejor” y sus afirmaciones coinciden con diversas investigaciones que se han llevado a cabo hasta el momento, y que ponen de manifiesto el estrecho vínculo que hay entre mascotas y niños. Tal es así, que el 90% está dispuesto a dedicar parte de su tiempo al cuidado de su perro o gato, el 80% renunciaría a un juguete para dárselo y el 75% se levantaría temprano para sacarlo a pasear. Unos datos que refuerzan la idea de que los animales ayudan a los niños a desarrollar la responsabilidad y la empatía.

boy-470939_1280

Convivir con una mascota en el hogar desde edad temprana, mejora las relaciones y la capacidad de renunciar a bienes materiales en favor de lo sentimental. Sorprende que el 94 % de los menores sometidos a estudio piensa que los animales tienen sentimientos y valoran su bienestar por encima de tener muchos juguetes. Además, se observa que no solo sienten, sino que también se preocupan por cuestiones como el abandono, el maltrato o el uso del castigo.

Este proyecto de Affinity se enmarca dentro de un movimiento global que resalta las bondades de la convivencia con animales. Entre ellas, por ejemplo, ya hemos hablado varias veces en el blog de la comunidad de cómo la simple presencia de animales mejora los niveles de autoestima de los niños y la percepción de sí mismos respecto a los demás. Los pequeños y adolescentes que crecen con mascota tienen menos miedos y empatizan mejor con otros seres vivos. Esto demuestra que los animales pueden ser las mejores medicinas para las personas.

La primera vez que se utilizaron animales como coterapeutas fue en 1975 en Inglaterra. El médico William Tuke los usó para tratar a pacientes con problemas mentales. En los 80, el National Institute of Health, comenzó a investigar sobre el asunto, aunque no fue hasta 1987 cuando publicó su primer gran trabajo: “Salud y beneficios de los animales de compañía”. Desde entonces, se han sucedido los estudios que demuestran que las mascotas mejoran la calidad de vida de las personas y, en especial, de los niños. La medicina lleva años descubriendo formas específicas para explotar las bondades de la compañía animal en la psicoterapia. En España, sin ir más lejos, la Fundación Affinity impulsa desde hace años una iniciativa para mejorar la integración y la calidad de vida de los niños con necesidades especiales.

girl-68819_1280

A nivel médico, los trabajos con animales como los caballos o los delfines son muy beneficiosos para menores con parálisis cerebral, autismo o síndrome de Down. La ‘delfinoterapia’ se utiliza actualmente para rehabilitar y estimular a niños con desórdenes en el sistema nervioso central o con trastornos psíquicos. El sonar (sistema de comunicación propio de los delfines), transmite ondas ultrasónicas de alta frecuencia y amplitud diversa, que estimulan la producción de neurotransmisores que activan las neuronas dormidas del cerebro. Algo parecido ocurre con los caballos y las vibraciones que producen su galopar. En este caso, el movimiento del equino modifica las conexiones neuromusculares variando patrones posturales para mejorar la movilidad en situaciones de hipertonía o hipotonía.

arabian-horse-656756_1280

Con estos ejemplos se hace evidente que el contacto con animales tiene un impacto positivo en la salud de los pequeños. Basta con echar un vistazo a los estudios que afirman que los niños expuestos a animales de compañía durante los primeros años de su vida tienen mejor sistema inmunitario. Se detectan menos casos de alergias y asmas en adultos que han convivido con animales durante su infancia, como así recoge el texto de la investigación llevada a cabo por el Henry Ford Hospital de Detroit.

En bebés, un análisis realizado en el Hospital Universitario de Finlandia, concluye que, aquellos que conviven con perros o gatos, tienen un 30% menos posibilidades de presentar síntomas de infecciones respiratorias y un 50% menos de sufrir infecciones de oído.

child-448414_1280

En resumen, los animales son perfectos para desarrollar puntos importantes que tienen que ver con la crianza, el crecimiento y el bienestar físico-mental del menor. Un niño que convive con un perro o un gato en casa no sólo será más social y empático, sino que estará más protegido frente a infecciones y enfermedades.

Después de leer esto, ¿te animas a tener un peludo en casa? ¿Has llevado alguna vez a tus hijos a alguna terapia asistida por animales? En ¡Hola! queremos conocer las historias de nuestros lectores y sus mascotas. Compártela con nosotros dejándonos un comentario. Y recuerda: seguimos buscando blogueros que quieran escribir sobre animales. Si te animas a crear tu propio blog, pincha aquí e infórmate sobre lo que has de hacer. ¡Es muy fácil!

Quizás también te interese:

¿Qué mascotas tienen los españoles en casa?

Las mascotas y el calor: cómo combatir las altas temperaturas

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*