Cómo cuidar la piel y el pelo de los perros en verano

El verano es una época especialmente difícil de llevar para nuestras mascotas. El calor, el sol, las alergias y las plagas de insectos pueden ser un peligro si no tomamos precauciones. Por eso, desde la comunidad de ¡Hola! Mascotas, queremos daros algunos consejos para que vuestros peludos pasen unos meses lo más protegidos posible. ¡Toma nota!

La semana pasada os hablamos sobre cómo actuar en caso de que nuestros perros o gatos sufran un golpe de calor. Como ya comentamos, en imprescindible que, antes de que comiencen las altas temperaturas, acudas a un veterinario para que le haga una revisión general a tu mascota. Un chequeo médico a tiempo, puede evitarte más de un disgusto durante las vacaciones. Una vez que hayas comprobado que tu fiel amigo se encuentra en perfecto estado, es hora de que empieces a prestar atención a otros aspectos tan importantes como la piel o el pelaje.

boerboel-739745_1280

En primer lugar, hay dueños que piensan que el pelo del animal debe ser cortado en verano para evitar el calor. La realidad, sin embargo, es bien distinta, ya que el pelo les protege frente a las quemaduras solares. Si tu perro tiene el pelaje muy largo, lo mejor que puedes hacer es rebajárselo ligeramente, pero procura dejarle siempre entre 1 y 2 cm de capa para evitar insolaciones. Ten en cuenta, además, que hay razas a las que está totalmente prohibido raparles ya que poseen un manto de pelo formado por varias capas. Si cometemos el error de cortar más de la cuenta, podemos quemarles la raíz del pelaje, con las consecuencias fatales que eso tendría. El Chow-Chow, Pomerania, Golden, Husky o Mastín son algunas de las razas de las que hablamos.

El sol puede provocar daños en la piel y los seres humanos no somos los únicos que debemos tomar precauciones. Algunos animales disfrutan especialmente con la radiación solar, de hecho seguramente habrás visto a tu mascota tumbarse panza arriba más de una vez durante el verano. Pues bien, si tienes un perro adicto a los rayos UV debes prevenir cualquier tipo de daño sobre la piel, especialmente en zonas sensibles como la nariz, la barriga, las orejas o el círculo alrededor de los ojos. Ponerle en la sombra en los momentos de más calor, echarle cremas solares o protegerle con prendas que transpiren, son algunas de las medidas que puedes tomar. No olvides también que el asfalto y los pavimentos de las ciudades pueden ser el peor enemigo de tu can. Evita pasear por la calle en las horas de mayor insolación para evitar cualquier tipo de quemadura en las patas o las almohadillas.

german-shepherd-259587_1280

La humedad y las altas temperaturas hacen que la época estival sea especialmente peligrosa para las mascotas con problemas cutáneos del tipo alergia o dermatitis. Aunque este tipo de reacciones son más comunes en perros con sistemas inmunológicos débiles, lo cierto es que el polvo, el polen, el moho o los ácaros pueden desencadenar este problema en cualquier animal. Una de las patologías que más se manifiesta durante estos meses es el eccema. Consiste en una inflamación e infección en una zona determinada del cuerpo y que viene acompañada de picores y sequedad. Los perros con mucho pelo o pasados de peso que permanecen varias horas tumbados sobre la zona lumbar son muy proclives a padecerlo. Un correcto tratamiento a base de antisépticos o cortisona en los casos más graves, sería suficiente para acabar con el eccema en unos días.

Razas como el West Highland terrier, el Bull Dog francés o el Bichón Maltés pueden presentar durante el verano pequeños granitos o ‘bultitos’ en el lomo que se identifican rápidamente por su aspecto. Si ves que tu mascota los tienen, no te alarmes: se trata de un cuadro de dermatitis, algo común en perros con una base alérgica. Para prevenir este problema, evita que tu peludo se bañe en el mar o en la piscina. La sal y el cloro irritan en exceso la dermis y pueden producir una descamación muy molesta. En el caso de que se haya mojado, asegúrate de darle un buen baño cuando llegues a casa y utiliza champús para pieles sensibles que alivien cualquier tipo de picor. Además, haz uso de un limpiado ótico para acabar con los restos de agua y humedad que puedan quedar en las orejas de tu ‘amigo’. Es una manera inteligente de prevenir posibles otitis.

golden-retriever-750628_1280

Otro enemigo de nuestras mascotas en estas fechas son las garrapatas. El calor del verano activa el metabolismo de estos parásitos que habían permanecido aletargados durante los meses de frío. Suelen esconderse en la maleza, en matorrales y hierbas, por lo que es conveniente no pasear por terrenos boscosos. Una vez que consiguen adherirse al pelaje de animal, es bastante difícil detectarlas. Se instalan tras las orejas, en los huecos interdigitales de las extremidades o en los pliegues de la piel. Para prevenir que nuestro amigo sea ‘atacado’ por estos enemigos, usa siempre pipetas, collares o pastillas antiparásitos y revisa bien su pelo tras el paseo. Si, por desgracia, una garrapata se ha anclado al cuerpo del perro, no te será tan fácil eliminarla. Hay que hacerlo de manera muy precisa para no correr el riesgo de que parte de ella se quede en el interior del cánido.

Si nuestras fieles mascotas sufren cualquiera de estos problemas en la época estival, lo mejor, no obstante, es acudir siempre a un veterinario para que te diga las pautas que debes tomar y te recomiende un tratamiento médico. No actúes nunca sin tener la voz de un experto.

Y tú, ¿qué precauciones tomas en verano con tus mascotas? Comparte con nosotros tus consejos y déjanos un comentario. Además, recuerda que en ¡Hola! seguimos buscando apasionados de los animales. Si eres uno de ellos y te apetece escribir sobre esta gran pasión, anímate y crea tu propio blog. Pincha aquí e infórmate sobre lo que has de hacer. ¡Es muy fácil!

Quizás también te interese:

Las mascotas y el calor: cómo combatir las altas temperaturas

Niños y mascotas: una relación cargada de beneficios

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*