El valor y la magia de la terapia asistida con animales

A lo largo de la historia, los seres humanos han estado muy ligados a los animales en un vínculo de afinidad que se crea entre los seres vivos y la naturaleza. Las personas han reforzado este vínculo gracias a las mascotas y otros animales domésticos, aprovechando los efectos beneficiosos que tiene el convivir con ellos.

La evolución de esta relación hombre-animal ha dado paso a la Intervención Asistida por Animales de Compañía (IAA), intervenciones en las que los animales forman parte de un tratamiento con el objetivo de promover la mejoría en las funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas de los pacientes. Estos procesos, dirigidos por profesionales de la salud y la educación, suponen un complemento de las de las terapias clínicas y deben estar respaldados por una asociación o centro especializado.

3513536

Son muchas las especies que pueden ayudar al hombre en su mejoría, sin embargo, son los perros, los gatos y los caballos adiestrados para este propósito los animales más utilizados para estas terapias, por su sensibilidad y su cercanía con el ser humano. Estos “compañeros” pasan a convertirse en “ayudantes o co-terapeutas” que trabajan con personas de todas las edades. Su presencia se asocia a sensaciones de tranquilidad y relajación, así como reducción del ritmo cardíaco o de la presión sanguínea. Además, mejoran la interacción social, bien sea de manera individual o en grupo.

Para comprender un poco mejor cómo se trabaja en este tipo de terapias, Ana Mª Villalobos Puente, Secretaria de AETANA (Asociación Española de Terapias Asistidas con Animales y Naturaleza) nos explica que “llevamos a cabo un programa de acreditación de formación de binomios ser humano-perro de terapia. Es tan importante la formación de la persona como del perro. El programa es totalmente individualizado.”

little-girl-1425594_960_720

Ana Güimil, presidenta de la ACZ (Asociación Catalana de Zooterapia) no cuenta cómo trabajan ellos cada día. “Nuestras terapias siempre empiezan igual, nos saludamos, tocan, abrazan y besan a los perros, y nos ayudan en la higiene de nuestro animales terapeutas. Tras el saludo, realizamos diferentes juegos en función de lo que queramos trabajar con ese grupo; por ejemplo, si queremos trabajar la motricidad gruesa, nos ayudan a diseñar un circuito con conos, aros y diferente material. Lo más divertido es realizar el circuito con los perros.”

La clave para que estas terapias tengan un resultado positivo es que “deben ser intervenciones continuadas donde se planteen unos objetivos y puedan ser revisados y evaluados. Las actividades que se propongan deben ir encaminadas a la generalización de los aprendizajes, es decir, el perro actúa como facilitador para alcanzar los objetivos planteados”, nos indica Ana Mª Villalobos, quien también colabora en el Proyecto de Intervención Educativa Asistida con perros del colegio público de educación especial María Montessori (Parla).

girl-467707_960_720

“La Asociación Catalana de Zooterapia recomienda que cada zooterapeuta tenga su propio equipo animal con el fin de reconocer perfectamente las señales que nos dan nuestros animales, posibles señales de cansancio. El zooterapeuta deberá detectar el momento adecuado para retirar de las terapias a su compañero canino”, según nos ha afirmado la zooterapeuta y etologa Ana Güimil. “Es básico que el zooterapeuta tenga además de vocación, una buena formación y sepa detectar posibles objetivos y como trabajarlos. Objetivos como, la impulsividad, la atención, la motricidad, la memoria, la comunicación o habilidades sociales“, añade.

El punto más importante de esta relación humano-animal es “el vínculo que se establece entre las personas y el perro hace que aumente la motivación. Esta relación debe basarse en el respeto y la confianza, siempre respetando al perro desde su etología”, afirma Ana Mª Villalobos. Para Ana Güimil “es mejorar la calidad de vida de muchas personas sin olvidar el bienestar animal. Hace 10 años que proporcionamos risas, amor, juego, seguridad en uno mismo, autoestima y compañía a muchas personas y niños con necesidades especiales.”

A pesar de que hoy en día siguen siendo algo desconocidas, las terapias asistidas con animales están evolucionando de manera notoria, lo que significa un buen camino para continuar desarrollando este vínculo humano-animal que tanto puede beneficiar a las personas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*