Mis mascotas

23oct 15

Mi pasión y yo

 

Patita de perro

No soy lo que me ha sucedido, soy lo que he decidido. Soy el lado bueno de las cosas. Una sonrisa. ¿Y qué hago para ser feliz? Tomar decisiones. Y si son decisiones realmente importantes, mejor.

Adoptar a mi perra es una de las decisiones que más me han marcado. Ahora ya no podría vivir sin ella… Ojalá viviera para siempre o, al menos, los mismos años que una persona. Estos amigos peludos tienen la capacidad de encontrar a gente que los necesitaba, llenando un vacío que no sabíamos que teníamos… Hasta que nos encontraron.

Una casa no es un hogar sin un perro. Mi casa no sería un hogar sin mi perra. Puede que tenga los cristales sucios, ella es especialista en ensuciarlos, y que tenga pelos suyos en su ropa… Pero ¿y qué? Sin ella mi vida estaría vacía e incompleta. Cuando necesito una mano que me ayude a levantarme, encuentro su pata. Un beso de mi perra lo cura casi todo.

En mi opinión, conocerás la verdadera esencia de una persona por su manera de tratar a la gente mayor y a los animales. Mi perra, por ejemplo, es más sociable con las personas que con los demás perros, por lo que si no le caes bien… Alguna razón tendrá. Si no le caes bien a ella, a mí seguramente tampoco. Porque si mi perra no está contenta, yo tampoco.

Las personas tenemos mucho que aprender de los perros. Pero, la lección más importante, es la felicidad y el amor incondicional. El perro es el único ser de la tierra que te amará más de lo que se ama a sí mismo. Si pudiera ser la mitad de persona que es mi perra, sería el doble de humana de lo que soy.

Cuando miro a los ojos a mi perra, a cualquier perro, no veo un animal. Veo un amigo, un alma. Solo con una mirada, un movimiento de orejas, un ladrido, un simple sonido, sé lo que me está diciendo. Ésta es su manera de hablar. Los perros hablan, pero solo lo comprenderán aquellos que sepan escuchar.

Quien dijo que el diamante era el mejor amigo de la mujer… No tuvo un perro. Como el amor perruno, no hay ninguno. Si los perros van al cielo, yo quiero ir allá donde vayan ellos.

Deja un comentario

*

Entradas recientes

Comentarios recientes