Mis mascotas

27jun 14

Cómo enseñar a tu perro a no ladrar cuando salgas de casa

¿Tu perro también ladra cuando sales de casa? Muchas son las mascotas que, a pesar de estar bien educadas y que se comportan correctamente cuando interactúan con otros perros o personas, ladran cuando los dejamos solos en casa. El ladrido, para un perro, es un comportamiento completamente normal, y es una de las maneras que usa para atraer atención e interactuar con los seres humanos: en el fondo, se trata de su idioma.

Perro nervioso

Sin embargo, esto puede convertirse en un problema bastante obvio si el perro ladra continuamente durante nuestra ausencia. En aquellos casos en que los vecinos estén completamente cansados o que les perturbe a altos niveles el molesto ruido del ladrido de tu perro, tendrás que recurrir a varias soluciones prácticas que le enseñen a no ladrar cuando no estés en casa. He aquí algunos consejos para conseguir su silencio, eso sí, con gran cantidad de paciencia, comprensión y buena voluntad:

1. En primer lugar, habrá que “desensibilizar” o habituar a tu perro a que salgas de casa. Por lo que, en un momento de tranquilidad, prepárate como si realmente tuvieras que salir: coge tu chaqueta y llaves y comprueba que tu perro te esté mirando. Acto seguido, salúdalo como si estuvieras a punto de salir. Una vez lo hayas saludado, vuelve a cambiarte y guarda todas las cosas en su lugar.

  1.  Repite esta acción durante una semana y ves sumando, cada vez, un paso hacia la puerta. De manera que tu perro se acabe habituado de que será un mecanismo de rutina o una acción diaria, hasta que puedas abrir completamente la puerta sin que esté en ansia constante. Hasta que llegue el punto que puedas salir de casa sin que ladre, será cuando podrás volver a entrar, acariciarlo o incluso abrazarlo para reconfortarle con tu presencia y amor.

Será muy importante en este momento particular no mimarlo demasiado ya que podría llegar a agitarse y acrecentar su estado de ansiedad por la distancia e incluso el entusiasmo por tu vuelta. Éste será también un factor que se tendrá que trabajar con tal de evitar también ladridos cuando vuelvas a casa.

3. Una vez consideres que tu perro está totalmente listo, pon en práctica el último procedimiento. Sal de casa completamente y espera a que tu perro se quede completamente en silencio. Será muy importante que entres cuando no esté ladrando, de manera que pueda asociar tu vuelta al silencio, con lo que los ladridos remitirán.

De manera que, repite esta acción tantas veces como sea necesario, hasta que tu perro aguante más tiempo sin ladrar. Será una acción difícil de poner en práctica, pero con paciencia y voluntad conseguirás que los ladridos desaparezcan.

¿Has tomado nota de estos consejos para enseñar a tu perro a no ladrar cuando salgas de casa? Si has puesto en práctica este procedimiento y tienes alguna aportación que darnos… ¡déjanos tu comentario y cuéntanos tu experiencia!

 

Fuente:Iberpet

Etiquetas:

Deja un comentario

*