Mis mascotas

agosto, 2014

03ago 14

Diferencias entre dientes de perros y lobos

En el artículo de hoy vamos a hablar de algunas diferencias a tener en cuenta entre diferentes tipos de canes como pueden ser los perros y los lobos y por último vamos a comparar sus mordidas con una de las más fuertes investigadas hasta ahora por la comunidad científica, la del smilodón, y de este modo podremos observar diferencias evolutivas interesantes. Vamos allá.

dientes-perro hola

Lo primero que tenemos que tener claro es que el perro desciende genéticamente del lobo y este es el motivo por el cual mantienen grandes similitudes, tanto en anatomía como en comportamiento animal.

Mordidas de perros y lobos

Lo primero que hay que destacar es que los dientes del lobo son bastante más grandes por lo general que los del perro. Los del lobo alcanzan a medir hasta 5 centímetros y tienen una fuerza de mordida mayor que la mayoría de las razas de perros.

Tanto los perros como los lobos tienen lo que se denomina como “mordida de tijera”. Esto implica que a la hora de morder los incisivos superiores se alinean junto con los inferiores quedando en completa armonía y encaje unos con otros permitiendo que la mordida sea más consistente que por ejemplo lo puede ser en un humano.

No obstante a pesar de las similitudes entre la mordida de ambos no hace que la fuerza a la hora de pegar una dentellada sea similar. Los lobos tienen mucha más fuerza y esto se debe a un concepto evolutivo básico que es el siguiente: los perros han comenzado a depender casi por completo del hombre y por lo tanto sus necesidades de caza se han vuelto innecesarias, mientras que los lobos necesitan desarrollar cada vez más esta habilidad para poder sobrevivir (son capaces incluso de cazar de una manera completamente inteligente y coordinada).

En el otro extremo de la fuerza de mordida tendríamos el félido prehistórico tigre dientes de sable (o smilodón) que era capaz de derribar a un Alce gigante solo con su mordida.

Macaroido 2

Fuente foto: dientesdesable.es

Seguir leyendo