Mis mascotas

24abr 14

Un perro llamado Dinosaurio

 

El otro día tuve la ocasión de visitar a una antigua amiga que desde hace tiempo no veía. El motivo era que se había mudado durante 2 años de la ciudad para trasladarse a un instituto extranjero, pero por lo visto no le había terminado de ir del todo bien, ante lo cual su familia decidió que volviera a Madrid. Pero esta vez no venía sola, sino con un precioso animal que pasaría a ser uno de los nuevos miembros de la familia.

dino hola

Resulta que mi amiga, que venía desde Inglaterra había adoptado en dicho país un pequeño cachorro de Golden Retriever al que llamó con el nombre de “Dinosaurio”.

El motivo de tal nombre no era casualidad, puesto que el animal mostraba una conducta totalmente llena de energía a rebosar, y cuando su dueña entraba por la casa (en palabras de su propia dueña) se comportaba como un “pequeño Tiranosaurus Rex“.

¿Qué conclusiones de adiestramiento canino podemos sacar de esto?

Vamos a destacar en este artículo algunas de las cosas que mi amiga tendría que haber evitado para poder hacer de su perro un animal más feliz:

  • Evitar al máximo la sobre-excitación del perro. Cuando nosotros llegamos a casa no debemos hacer caso al animal con carantoñas y movimientos que puedan ponerlo más nervioso. Esto no es bueno para el animal.
  • La indiferencia como regalo. Una de las mejores armas en este sentido es “ignorar” al animal cuando entramos y cuando ya esté tranquilo comenzar a hacerle cariños.
  • Ejercicio para compensar el “efecto dinosaurio”. Una de las mejores bazas para evitar el efecto “de que nuestro perro se parezca a un Tiranosaurio” es hacer que despilfarre una buena parte de su energía en actividades físicas.

Fuente de la imagen aquí.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*