Una fiesta para todos

Todas las noches de fin de año se repite el mismo patrón. Champán, uvas, besos a todos y… cohetes. De unos años a esta parte se produce en la mayoría de los pueblos y ciudades de este país toda una fiesta alrededor de los minutos justo después de las campanadas donde cada cual, según sus posibilidades o antojo, lanza al aire decenas de cohetes, petardos y armas pirotécnicas varias, como si la calidad del nuevo año que empieza dependiera de la cantidad de ruido producido en esos minutos cruciales.
Aunque la capacidad auditiva de los perros depende de su edad, su raza y otros factores, en general presentan un rango de percepción de sonidos mucho más ancho que el humano. Mientras nosotros podemos percibir sonidos de 20 a 20.000 Hz, los perros pueden detertar ondas sonoras que van hasta los 65.000Hz. Esto significa que los perros tienen una mayor capacidad auditiva a nivel de sonidos muy agudos, que el oído humano no detecta. Por esta razón, ciertos sonidos, como el de una aspiradora, resultan tan molestos para animales como los perros o los gatos, pues estos aparatos emiten a altas frecuencias.
Además, la sensibilidad auditiva de los perros también es mucho mayor a la humana, siendo capaces de oir sonidos cuatro veces más alejados que nosotros.
Si tenemos en cuenta estos datos, podemos imaginar lo que supone para un perro las explosiones de los cohetes artificiales. Los cohetes no solo producen sonidos muy fuertes y de altas frecuencias muy molestos para los animales, sino que al estallar en altura producen a los animales la sensación de estar rodeados y no tener escapatoria. Muchos animales en este estado salen corriendo en cualquier sentido y sin rumbo fijo, con el riesgo que esto supone, no solo para ellos sino también para los posibles conductores que se encuentren. Si el animal no puede escapar, intentará esconderse en cualquier sitio, huyendo de las ondas sonoras tan molestas.perro y pirotecnia
Aunque no todos los perros reaccionan con miedo a la pirotecnia, el elevado porcentaje de visitas al veterinario en los días previos a un acontecimiento que lleve implicados cohetes y demás nos lleva a pensar que es un porcentaje de ellos muy elevado. Y son tantas las personas a las que les resulta molesta la pirotecnia, ya sea a ellas mismas directamente o a sus mascotas, que algunas ciudades, como Navarra, solo permiten la explosión de cohetes durante 15 minutos tras la medianoche. La ciudad ya aplicó esa medida el año pasado, y debido a su éxito, lo harán también este año.
Existen varios médotos más o menos efectivos para ayudar a tu mascota a superar esa fobia, o bien para aminorar los síntomas. El contra-condicionamiento supone conseguir que el animal haga una relación positiva entre los fuegos artificiales y algún evento que le suponga bienestar como una comida especial o un juguete especialmente apreciado. Con la desensibilización, se persigue que la respuesta de ansiedad del animal vaya disminuyendo hasta desaparecer a través de una exposión “edulcorada” como puede ser una grabación a bajo volumen. En cualquier caso ambas técnicas deben ser aplicadas exclusivamente por un profesional.perro asustado cohetes
Si el problema no es muy acusado, y la exposición de tu mascota a la pirotecnia no es muy frecuente, existen multitud de pequeños gestos que tú mismo puedes poner en práctica y que aliviarán los signos. El primer consejo, y probablemente el más importante, es que tú no des muestras de nerviosismo ante la llegada de las explosiones, porque probablemente tu mascotas captará las señales y las interpretará como peligro inminente. Incluso evita la inclinación de mimar a tu mascota en exceso o darle más muestras de cariño de lo habitual, porque ese comportamiento atípico también se interpretará como un toque de alarma. Cierra todas las puertas y ventanas, incluso las interiores, y coloca toallas o cualquier tejido en las ranuras inferiores de las puertas para aminorar aún más los sonidos, y al mismo tiempo sube el sonido de la televisión o de la radio para que camuflen los ruidos del exterior. Si tu mascota es de los que les gusta meterse en huecos pequeños, prepárale con anticipación una cueva o similar en su lugar favorito antes del evento, con muchas mantas y ropa, que actúan como aislante acústico.
Existen en el mercado una serie de productos basados en las feromonas animales, o las sustancias que nuestras mascotas segregan de forma natural cuando están a gusto, y que se sintetizan ahora artificialmente. Tanto el Adaptil de perro como el Feliway de gato han demostrado ser muy eficaces para el control de las situaciones estresantes para las mascotas, como los viajes, las visitas al veterinario y, como no, las sesiones de pirotecnia.
Yo este año voy a pedir a los Reyes Magos unas fiestas de las que podamos disfrutar todos.

1 comentario sobre: “Una fiesta para todos”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*