Abby está ronca

El gato nervioso

Tenemos a Abby de nuevo en celo. Esta gata no para y nos va a volver locos!!!. Hasta el mes que viene no tenemos cita para su esterilización así que nos toca ser muy precavidos, estar muy pendientes y no dejar que se nos escape bajo ningún concepto. Un nuevo embarazo sería el tercero consecutivo y eso no es bueno para la salud de la gata. El que tenga gatitos o no no es algo que nos afecte mucho porque siempre hay personas que lo quieren en el pueblo donde vivo pero no es algo que queramos, por la salud de la gata. No queremos que pase por otro embarazo y parto y mucho menos tan seguido de los dos anteriores.

Tenemos a Abby encerrada en casa y no la dejamos salir a no ser que vayamos con ella para controlar que no se salga del jardín. El problema está fuera del jardín donde siempre hay machos esperando su oportunidad, machos que al jardín no se atreven a entrar porque Nala no los deja y los corretea. Así que a Abby le toca paseíto por el jardín y de vuelta para dentro de casa.

Y os cuento esto para que entendáis porqué Abby está ronca. Desde hace un par de días está con una ronquera que apenas se le escucha el maullido.

La laringe de los gatos funciona de manera muy similar a la nuestra. Si nosotros nos quedamos ronco tras un periodo de gritos o de hablar esforzando mucho la voz, a los gatos les pasa igual.

Abby, al verse en celo y encerrada, necesitaba con todas sus ganas atraer al gato macho. Eso solo lo consiguen las hembras emitiendo un maullido característico. Tras día y medio maullando sin parar, Abby ha entrado en ronquera.

No es nada malo, y se le pasará cuando deje de esforzar la laringe, porque como bien os imagináis, ronca y todo, sigue maullando. Y así estará maullando hasta que se le pase el celo.

Una vez que se le pase el celo, y la garganta, laringe y todo lo que tenga afectado, se le relaje , se la irá pasando la ronquera poco a poco hasta recuperar su sonido natural.

No hay que medicar al gato, y mucho menos medicarlo por nuestra cuenta. Si una vez pasado el celo, pasa una semana y sigue la ronquera, es cuando debemos de acudir al veterinario, pero mientras tanto, solo nos queda esperar a que pase todo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*