Abby y la sospecha de embarazo

Abby

Un radical cambio de comportamiento en Abby nos hace sospechar que está embarazada.

Hace poco os comenté que había estado en celo. Lo primero que nos ha hecho sospechar que está embarazada es que ha pasado mas de 2 semanas de su celo y no ha vuelto a entrar en un nuevo celo, cosa que hubiera ocurrido si o si, en caso de no estar embarazada.

Pero los detalles van mas allá. Abby está todo el día y toda la noche dormida. Arrastra un sueño y un cansancio que no es normal. Un gato duerme mucho, ayer mismo hablamos de ello pero ahora no es que duerma mucho sino que siempre está durmiendo.

Si no está durmiendo, está comiendo o bebiendo agua. No solo está comiendo mucho mas que antes sino que también bebe mucho mas.

Otro detalle mas es que no sale de casa. También es cierto que porque está durmiendo siempre pero podría dormir fuera sin problemas y no. Está siempre en casa y eso en Abby no es normal porque le encanta estar fuera en el jardín.

Por las noches, siempre nos tocaba estar correteando a la gata hasta que conseguíamos meterla en la casa pero ahora no, ahora es muy sencillo porque o está dentro o en caso de encontrarse fuera como hace un par de días, cuando siente que vamos a proceder a cerrar todas las puertas, entra del tirón.

Su barriga no está aún muy abultada aunque mi mujer asegura que si ha ganado peso, que nota un cambio de forma en la gata tras las fotos que le está haciendo ( le hace una cada día para poder tener el cambio a lo largo del embarazo) y que los pezones de la gata están mas gorditos y desarrollados.

Lo que mas nos ha llamado la atención que ha pasado a estar todo el día en casa, como huyendo de posibles peligros del exterior. Como resguardándose de todo y de todos. Si es cierto que Abby nunca ha sido especialmente cariñosa pero ahora es como si tuviera mas miedo y si te vas a acercar a ella tienes que hacerlo despacio, sin movimientos bruscos y sobre todo bajando lentamente la mano para que la huela antes.

La foto que os pongo es muy significativa para nosotros. La gata está acostada delate de la puerta del porche que da al jardín pero por dentro de la casa, no sale, cosa que antes sería impensable, una puerta abierta y Abby dentro.

Sueño, hambre, protección y engorde. La cosa la tenemos clara así que si todo marcha bien entre la primera o segunda semana de septiembre tendremos gatitos nuevos. En casa están como locos . Será nuestro primer parto en gatos y esperamos poder contaos el alumbramiento, siempre que la mamá nos lo permita, su parto y su seguridad está ante todo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*