Animales que no nos temen

Animales que no nos temen

Cuando llega a casa una persona a la que no le hace gracia los perros y los gatos, intentamos que estos se mantengan alejado de esa persona pero es misión imposible. A más recelo de esa persona hacia ellos, más intentan ellos acercarse a esa persona. Todos habremos pasado por ese tipo de vivencia , ¿verdad?

Pues de la misma manera que una persona que le muestra rechazo a nuestras mascotas, hay animales que se sienten tranquilos cerca de otras personas y vemos como animales que siempre huyen a la mínima, se quedan quietos y tranquilos cerca de este tipo de personas.

Sin lugar a dudas, mi mujer es una de esas personas que sin hacer absolutamente nada, es capaz de mostrar un sentimiento de calma en los animales.

Hace poco , en el veterinario, llegó un muchacho con un pequeño cachorro de bóxer que daba gritos y chillidos, seguramente aquejado por algún tipo de dolor. En un momento , el chaval entró hasta dentro y dejó el cachorro en una caja y le preguntó a mi mujer si podía echarle un vistazo que iba a preguntar. Mi mujer, viendo el cachorro gritar lo cogió en sus manos y se hizo el silencio, el cachorro dejó de protestar y chillar. Cuando su dueño salió le preguntó que como lo había hecho pero mi mujer no sabía que decirle, solo lo había cogido en sus manos. Cuando se lo dio de nuevo a su dueño para entrar en consulta, comenzó de nuevo a chillar.

Pues así pasa con todos, los perros se le acercan, hasta los gatos callejeros que a la mínima salen corriendo como alma que lleva el diablo, si ella pasa por su lado, se quedan quitos mirándola y no se mueven. Es como si intuyesen que no les va hacer nada, que no los va a molestar.

La foto que os dejo es un gorrión, un simple gorrión que suelen estar constantemente en movimiento. No hay quien pille un gorrión, al menos un gorrión totalmente sano.

Esa foto es desde la silla de una terraza de un bar. Nos habíamos sentado justo en la esquina donde ya terminaba la terraza y se fue acercando poco a poco hasta quedarse al lado de ella. Acto seguido mi mujer comenzó a tirarle mijitas de pan que se fue llevando. Venía una y otra vez y no se mostraba ni inquieto ni asustadizo. Como si supiera que ella no le iba hacer nada.

Sin lugar a dudas conozco a muchas personas así, son personas que los animales reconocen e intuyen que no les va hacer daño. Es muy curioso el sentido que tienen los animales, son capaces de detectar a personas que no le van hacer daño.

Y tú, ¿Conoces a personas así que los animales les muestre confianza ciega?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*