Bianca y Luna

Luna, la Perra contacto

Si hay algo de lo que nunca nos arrepentiremos es de habernos quedado con Luna, la cachorra de Bianca. Desde siempre han estado juntas y no hay manera de separarlas. Con ellas dos pasamos momentos de risas que a veces pasan de lo normal.

En casa hay camas de animales por todos lados y cuando digo por todos lados, no os exagero. Del tipo de cama que veis en la foto hay tres y luego camas de colchon de las más blanditas, hay otras dos. Camas hechas a modo artesanal hay otras tres o cuatro. Todas ellas están repartidas por toda la casa, tanto en la planta de arriba como en la planta de abajo.

A Luna le dá exactamente igual cuantas camas haya, y no le importa si están libres o ocupadas. Ella lo tiene muy claro, a la hora de querer acostarse en una, siempre elige la cama donde está Bianca. Dá igual si caben o  no. Dá igual si están incomodas o no. Y no se trata de quitarle la cama a la madre, porque si Bianca se cambia a otra cama, ella va detrás y Luna termina acostándose donde esté Bianca.

Es la perra contacto, necesita tener un contacto continuo con alguien, y si ese alguien es Bianca, mejor que mejor. A lo primero pensábamos que era cosa de cachorro, que al ser pequeña, pues necesitaba de su madre y del calor de ella pero no, ya no se trata de la edad de Luna, se trata de una costumbre, manía o necesidad, de estar acostada, pegada a más y no poder, con Bianca.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*