Buffy, nuestra Korat más cariñosa

Buffy, nuestra Korat más cariñosa

En la entrada anterior os habábamos de como Irene quería una gata negra y a falta de gata negra, se conformó con una preciosa gata gris. Y de esa manera llegó Buffy a nuestra casa. La gata de una amiga había tenido una camada de gatitos y era la que le quedaba por regalar.

Buffy resultó ser un Korat, una raza de gato impresionante, tanto en belleza como en comportamiento y actitud.

Buffy es cariñosa, es tranquila y es muy inteligente. Ella es de las gatas que más se comunica con nosotros, a su manera, claro está. Que no tiene comida, ella viene y te maulla insistentemente hasta que sabes que algo le pasa y ella te lleva hasta los comederos. Que la arena está sucia, ella te maulla hasta que vas al arenero, que no tiene agua, ella te maulla y te indica el bebedero. Realmente es impresionante lo que esta gata es capaz de comunicarte a base de maullidos.

Gran cazadora, ya no sé que no es lo que no ha podido cazar en el jardín de casa. Luego, evidentemente, te lo intenta meter dentro de casa.

Buffy llegó a casa muy pequeñita, con pocas semanas de nacida y desde entonces, se ha ganado un buen puesto en nuestras vidas y corazones. Todas nuestras gatas son bonitas y encantadoras, cada una con su personalidad, pero Buffy, Buffy es diferente y especial. Ya son casi tres años los que lleva con nosotros. Está castrada desde antes de cumplir el año. Es tranquila pero siempre está deseando salir al jardín cuando le damos la oportunidad. Intentamos que no esté mucho tiempo en el jardín sola porque cuando nos despistamos, sale para la calle, se pierde un buen rato y a veces nos ha venido herida de alguna que otra pelea con otros gatos.

Pues aquí la historia de como llegó Buffy a casa, a través de una amiga que su gata había tenido gatitos. Es muy importante, en caso de querer tener un gato, recoger alguno de alguna protectora o de alguien que sepamos que ha tenido gatitos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*