Casita casera para nuestra cobaya

Casita casera para nuestra cobaya

Hoy he visto una manualidad que me ha gustado mucho y os la quiero compartir. Sin duda alguna, ahora que ya va llegando el frío, se la haré a mis cobayas. Se trata de una casa para nuestra cobaya muy barata y que podemos hacer nosotros mismos aunque no seamos muy diestro con las manualidades.

Solo vamos a necesitar un barreño, al menos aquí lo solemos llamar así pero cualquier tupper nos servirá de igual manera. Lo importante es que sea lo suficientemente grande para que la cobaya entre dentro de él sin agobios y del tamaño adecuado para que una vez dentro de la jaula, no se coma mucho espacio.

Mis jaulas son grandes y no tengo problema de espacio pero por si alguno tenéis jaulas mas reducidas, es un dato que tenéis que tener en cuenta.

EL procedimiento es bien sencillo, ponemos el barreño, que puede ser redondo o cuadrado, boca abajo, es decir el culo hacia arriba y pintamos en un latera una especie de puerta ovalada. Marcaremos bien porque es por ahí por donde tenemos que cortar.

Cortamos lo señalado con un cúter caliente, con una sierra  manual o con una sierra eléctrica.  Lo haremos con cuidado para que nos salga lo mas derecho posible. El hueco recordar que tiene que ser lo suficientemente ancho y alto para que entre y salga una cobaya.

Una vez que tenemos abierto el hueco, pasaremos una lija por el filo para dejar el hueco pulido y fino y que nuestra cobaya no se arañe cuando pase muy cerca.

Y lista nuestra casa. No nos lleva más de 20 minutos y el coste de un barreño de los mas pequeños irá entre 1 y 3 euros. Mucho mas barato que una casa de cobaya.

A la hora de elegir el barreño, que no sea de plástico demasiado grueso porque nos costará mas trabajo el hacer el hueco para la puerta de entrada.

Una vez terminado, lijado, limpio y seco, colocaremos dentro de la jaula sobre un rincón para que no ocupe demasiado espacio.

Sobre el suelo podemos poner unas capas de tela de algodón o abundante viruta de madera limpia.

Una vez que comience el frío, a nuestras cobayas les gustará tener un rinconcito cálido, resguardado y reducido donde mantendrán su calor y no tendrán corrientes de aire.

Pruébalo, verás cómo les gusta.

Visto aquí

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*