Como comunicar el fallecimiento de una mascota a un niño

Comportamiento común de todos los gatos

Hay momentos duros en la familia en los que no sabemos muy bien como reaccionar. Cuando tenemos hijos pequeños y se nos muere una mascota, hay veces que por intentar hacer el bien , confundimos a los más pequeños.

Solo aquellas personas que han convivido con una mascota, la han querido y han sufrido su pérdida, son realmente consiente de los momentos tan duros y dolorosos que se viven.

Hoy nos vamos a centrar en los niños, y más concretamente en como debemos de transmitir o contar que ha fallecido nuestra mascota.

Nos podemos encontrar ante dos situaciones, que la mascota fallezca en el veterinario o que la mascota fallezca en casa.

Si nuestra mascota se encuentra en el veterinario, en la zona de hospitalización, o bien tenemos cita para “dormirla” porque ya no podemos hacer más por su vida, ante los más pequeños debemos de ser claros e ir dando la información poco a poco. Debemos de ir preparando al pequeño, sobre todo ir contando que aunque el veterinario está haciendo todo lo posible por cuidar y salvar la vida de nuestra mascota, está muy débil y enferma. De esa manera, irán asimilando poco a poco la posibilidad de que no regrese a casa en el peor de los casos.

Nunca le diremos al pequeño que hay que “dormir” a la mascota porque ya no se puede hacer nada más. La palabra dormir la pueden mal relacionar con irse a la cama a dormir y pueden tener miedos por las noches. Simplemente hay que contarle con toda la naturalidad del mundo, sin muchos datos pero concisos que nuestra mascota está muy enferma y falleció. Lo más dulce que le podemos explicar es que se ha ido al cielo de las mascotas pero no endulcemos demasiado el momento.

Ante preguntas como ¿se va a morir? Hay que contestar siempre que existe esa posibilidad pero que el veterinario está haciendo todo lo posible para salvarlo.

Ante preguntas como ¿Está sufriendo o le duele? Siempre decir que el veterinario le da medicamentos para que esté bien. Ante preguntas de ¿Por qué está en la clínica veterinaria y no en casa? Siempre decir que porque allí están mejor cuidados porque tienen máquinas que en casa no hay.

Si por el contrario, nuestra mascota fallece en nuestra casa, intentaremos que no vea el cuerpo, y si la muerte ha sido repentina, hay que explicarle que a veces, los animales se ponen enfermos de pronto y ocurren esas cosas pero que no es culpa de nadie sino que estaba malito.

No hay que quitar de pronto todo los objetos de nuestra mascota de la vista. Hay que ir recogiendo poco a poco, que el cambio no sea brusco sino gradual. Los niños a veces necesitan ver las cosas de sus mascotas para asimilar mejor. Si se ofrecen para guardarlas ellos, siempre decir que si y le ayudaremos. Lo guardaremos en una caja, nunca lo tiremos a la basura y menos delante de ellos.

Y ya por último, no reponer automáticamente a la mascota, deja que pase un tiempo, que no aprendan que las mascotas son reemplazables unas por otras. Que aprendan que cada mascota es única e irreemplazable.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*