Como elegir el nombre de nuestra mascota

Cómo enseñar a un perro a que se suba al coche

Elegir el nombre para nuestro perro o nuestro gato no es tarea tan fácil como muchos piensan. No basta con poner un nombre cualquiera sino que hay que saber elegir bien.

Yo recomiendo no poner el nombre de antiguas mascotas, no es porque no se pueda o esté prohibido, nada de eso, es simplemente que no debemos de tener la sensación que estamos reemplazando uno por otro. Cada mascota es única y es irreemplazable.

Una norma básica para elegir bien el nombre de nuestra mascota es tener en cuenta que no debemos de poner nombres que su pronunciación sean similares a ordenes de adiestramiento, sobre todo en los perros. No debemos de poner nombre que su sonido al llamar al animal sea similar a “sit”, “down”, “aquí” “toma” etc.

Si en la casa hay más animales o bien tengamos vecinos con mascotas, no debemos de poner nombres similares ni a las mascotas de casa ni de las mascotas cercanas a nuestra vivienda. Similitud de nombre, al menos en su pronunciación, solo hará que los animales se confundan.

Nombres largos no son aconsejables, los nombres de una o dos sílabas son los nombres perfectos tanto para perros como para gatos por ser los nombres que mejor entenderán.

No pongamos nombres en diminutivo a nuestros animales, luego crecen y no suenan muy bien. Un cachorro de San Bernardo al que llamemos bolita, cuando crezca, no queda muy bien que digamos. Si hemos elegido un nombre, siempre hay que usar ese nombre. Si a un gato le ponemos un nombre, hay que usar ese nombre desde el primero momento, da igual si los primeros días es un gato diminuto. Por muy pequeñito que sea, no le diremos chiquitito ven, le diremos “…. ven”, siempre con su nombre. Así nunca crearemos confusiones innecesarias en los animales.

No es tarea fácil el elegir nombre, lo sé, pero un nombre decidido en familia, siguiendo las pautas que os he marcado, es una tarea menos complicada.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*