Como evitar que nuestro gato se pase de nuestro patio al patio del vecino

malla

Hoy la entrada será un poco diferente pero seguro que a mas de uno le va a venir muy bien. Hace unos días, una chica me comentaba por Facebook que tenía un serio problema con su gato y ya no sabía que hacer. Me llevé varios días dando vueltas a la cabeza y le fui transmitiendo todo lo que se me pasaba por la mente hasta que por fin hemos / ha resuelto el problema y como ha sido todo de manera muy satisfactoria, pues lo voy a contar para quienes tengan el mismo problema y quieran intentar hacer lo mismo que esta chica, pues que lo haga.

Pukki es un joven gato que vive con sus dueños en una casa adosada con patio trasero. Pukki había tomado por costumbre saltar al patio del vecino y eso al vecino como que no le hacía mucha gracia y se quejó en varias ocasiones.

Los dueños de Pukki intentaban retenerlo en el interior de la casa pero era algo que veían que a su gato no le gustaba, que el gato buscaba el salir al patio de la casa.

Tras muchas vueltas llegamos a una posible solución, ya solo quedaba montar la idea y ver que tal funcionaba.

El patio trasero de la casa estaba delimitado por cuatro paredes, la pared propia de la casa, y las tres paredes restantes eran vecinos. A una altura prudencial para que no moleste a las personas y utilizando estas 4 paredes como puntos de sujeción, se ha puesto una especie de techo de malla.

Este techo es similar al que os dejo en la foto, es un techo que no impide dejar entrar la luz solar, ni el aire, ni la lluvia ni nada que antes de poner el techo permitiera.

Que hemos conseguido con este techo? Pues que estos chicos no han perdido nada de su encantador patio y a la vez hemos cercado el patio de manera que Pukki no puede salir de dicho recinto para ir a casa del vecino.

Es como una jaula gigante pero sin que a nadie le moleste, bueno, un poco a nuestro gato si que le molestará pero se ha acostumbrado rápido.

Y según nos cuenta esta chica, no sólo ha solucionado el problema de los paseos de Pukki hacia casa del vecino sino que ahora no entra en casa otro gato que no sea Pukki así que soluciones por partida doble.

Está claro que este tipo de soluciones se puede hacer en patios pequeños o medianos, una superficie muy grande sería difícil para poner un techo.

Para hacer este techo es necesario medir bien la superficie y unir tantos paños de malla sea necesario para rellenar toda la superficie que se quiera techar. Para unir un paño de malla con otra se hizo con alambre.

Los puntos de sujeción sobre las paredes se hizo con puntos continuos donde se puso un taco o espichi y dentro de ese taco se enrosca una alcayata curvada para que el techo no se salga una vez que lo hemos fijado.

Me imagino que habrá muchas mas formas de hacer el techo  y de ponerlo, yo solo os cuento como lo han puesto estos chicos porque la verdad es que es una buena opción para que nuestro gato siga paseando por casa de los vecinos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*