Cómo funciona la memoria en los perros

Cuando mi perro se muerde las patas

Muchas veces hemos leído que nunca hay que castigar a un perro a toro pasado sino en el momento justo en el que  está haciendo algo mal. Hoy os voy a explicar el porqué de esa afirmación.

Los perros viven el momento porque no tienen capacidad de recordar hechos concreto. Su memoria no va más allá de los 20 segundos. Cuando se dice que hay que incentivar de manera positiva o negativa cuando estamos educando al perro es precisamente por este motivo. Si cuando llegamos a casa tras un día de trabajo y nos encontramos una trastada de nuestro perro no sirve de nada el reñir en ese momento porque el perro no recuerda que hizo mal.

Los perros no tienen esa memoria episódica que consiste en recordar momentos pasados, los perros solo viven el momento presente.

Lo que si tienen los perros es memoria espacial, es decir, un perro es capaz de reconocer una habitación a la que le hemos cambiado todos los muebles de lugar.

Entonces, si el perro solo vive el presente, ¿por qué recuerda las ordenes que le enseñamos?

Cuando entrenamos a un perro siempre lo hacemos con premios tipo golosinas. Cuando en su día le enseñamos a sentarse tras una orden por ejemplo, lo hicimos dando golosinas para premiar su aprendizaje. Cada vez que hacíamos eso, estábamos desarrollando en su celebro conexiones que permanecerán en el tiempo, lo que se llama la memoria procedimental.

Cuando tras ese aprendizaje, le volvemos a dar a nuestro perro la orden de sentarse, las conexiones neuronales se activan y el perro completa la tarea.

El perro obedece no porque recuerde la orden en sí sino porque su cerebro funciona de tal manera para conseguir lo que quiere, la golosina. Para que lo entendáis un poco, las personas también tenemos este tipo de memoria procedimental y la usamos constantemente en nuestra rutina diaria. El revisar el correo siempre que llegamos a casa , el atarse los zapatos, el cepillarse los dientes, son cosas que hacemos de manera rutinarias, no porque nos paremos a pensar en como se hace o de que manera se hace, la hacemos y ya está.

Quizás tras esta entrada comprendáis un poco más el como funciona vuestro perro y el porqué el castigar o reñir tras pasado el tiempo de la trastada no sirve de nada puesto que nuestro perro no se acuerda de lo que hizo en ese momento pasado.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*