Como nos hablan nuestros gatos parte 3, Pukka

06-Vivir con 4 gatos

Hoy nos toca hablar de Pukka y de la manera que Pukka tiene de comunicarse con nosotros.

Pukka es una gata muy especial. Pukka, como todos los gatos siameses tienen un carácter especial, diferente y delicado.

Pukka ha pasado por varias etapas de su vida,  de pequeña fue rechazada por su propia madre. Mi  cuñada la recogió y la sacó adelante a base de biberones y a base de darle calor de una manera muy peculiar, se la metía en el bolsillo de la bata. Luego, siendo Pukka una gata de mi cuñada, pasó por varias mudanzas hasta que al final terminó en nuestra casa, decisión que tomamos para que la gata no sufriera mas mudanzas.

Todos esos cambios en un gato le altera mucho la personalidad. O bien lo hace un gato fuerte e independiente o bien lo hace un gato totalmente dependiente de su familia humana.

Y Pukka eligió ser dependiente de la familia. Pukka es tremendamente dependiente de Irene, y a falta de Irene, acude a María, mi mujer.

Pukka no puede estar sola, rara vez estará sola. Pukka siempre está donde esté Irene y cuando digo siempre, es eso mismo, siempre. Si Irene está duchándose, por poner unos de los casos mas extremos, Pukka se queda delante de la puerta sentada y si tarda un poco mas de la cuenta, Pukka llama a la puerta. Llama a la puerta con sus patas delanteras.

Pukka tiene tal dependencia de nosotros que cuando la llamamos acude como si fuera un perro. Solo le tenemos que decir, Pukka que vamos para arriba, y ella sale corriendo delante nuestra, o si la llamamos para que venga, acude de momento a nuestra llamada.

Pukka es muy delgada, un siamés muy esbelto y de andares elegantes. Pero Pukka siempre está alerta. Rara vez se relaja. Si Pukka nota la presencia de alguno de los gatos alrededor de donde ella se encuentra, agacha las orejas extendiéndolas hacia atrás, las pega tanto a su cabeza que da la sensación que no tiene orejas y se pone a emitir un sonido tipo maullido pero que no es un maullido normal, es un quejido una protesta, un sonido muy raro pero altamente desagradable.

Zeus ha descubierto que su presencia altera mucho a Pukka por lo tanto, cada vez que puede la incordia y hasta la espanta, de manera que Pukka, cuando se ve acorralada, sale corriendo escaleras arriba y se esconde en el dormitorio de Irene.

Pero otro rasgo de Pukka es su bondad hacia las personas. Ella siempre quiere estar en contacto contigo, se siente segura y relajada cuando está cerca de nosotros, a poder ser, cerca de Irene y de María.

A Pukka le gusta estar en la falda de Irene o en la falda de María, de vez en cuando, sale de su rosca y se estira, de tal manera que llega con su patas delanteras a la cara y te acaricia. Nunca he visto a un gato acariciar con sus patas delanteras la cara de una persona, con tanta dulzura como lo hace esta gata. Es totalmente delicada en sus movimientos.

Pukka es muy delicada para comer. Le gusta comer sola, por ello siempre espera a que los demás coman primero para luego ella comer tranquila. Y le gusta comer todo aquello que no puede o debe de comer, por lo cual, hay que tener mucho cuidado de que cosas dejar a su alcance, porque como tenga oportunidad, se lo comerá.

Pukka es muy comunicativa. Es la que mas te mira, diciéndote con la mirada en el estado que se encuentra, si quiere mimos, si quiere recostarse en tu falda, si quiere algo concretamente, ya sea agua o comida y por supuesto, es la gata que mas limpia quiere la arena, de tal modo que si la arena ya ha sido ensuciada por otros gatos, te indicará que quiere que la limpie.

Pukka es un gato único y especial. Pukka es toda dulzura y amor y siempre estará rondándote para que ese amor sea mutuo.

Esta es la tercera entrada de como se comunican nuestros gatos con nosotros, ya hablamos de la manera de comunicarse que tiene Artemiso y Luna.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*