Como reconocer a nuestro hámster enfermo

La jaula del hámster

Los hámster son mascotas muy resistentes y suelen ponerse pocas veces enfermos pero en el momento que enferman, al ser tan pequeños, las enfermedades se tornan graves de momento, de ahí la importancia de saber reconocer cuando nuestro hámster está enfermo para llevarlo , lo antes posible, al veterinario.

A priori no hace falta que nosotros sepamos de qué está enfermo nuestro hámster, eso ya se encargará el veterinario de averiguarlo, de notificarlo y de recetar el tratamiento correcto para su recuperación.

Indiscutiblemente, un hámster bien cuidado y alimentado, rara vez cae enfermo pero ningún hámster está libre de alguna que otra enfermedad, por muy leve que sea.

Lo más importante para saber reconocer en un futuro si nuestro hámster está enfermo es la observación del día a día.

Si observamos con detenimiento a nuestro hámster , lo cuidamos día a día, el día que aparezca enfermo lo vamos a notar de momento porque su comportamiento cambia así como sus costumbres.

Un hámster enfermo, lo primero que hace es dejar de comer y quedarse inactivo. Son los dos primeros síntomas que notaremos en nuestro hámster cuando se le manifiesta cualquier enfermedad.

Un hámster con poco apetito, inactivo, acurrucado en un rincón con la piel fea, estornudos, goteo en la nariz u ojos llorosos son síntomas de enfermedad. Una respiración con sonido, la cola húmeda o diarreas son también síntomas de enfermedad. La pérdida de pelo también es otro síntoma. Cualquiera de los síntomas mencionados son sinónimos de hámster enfermo y por lo tanto, debemos de llevar al veterinario lo antes posible.

La visita al veterinario debe de ser de inmediato, los hámster no pueden estar ni mucho tiempo sin comer ni sin beber. Mientras llegamos o no al veterinario, intentaremos hacer que coma y que beba. Para beber, un cuenta gotas para ayudarle y para comer, algo que sepamos que le gusta muchísimo.

Otra cosa que debemos de hacer mientras lo trasladamos al veterinario es el mantenerlo caliente. Si coge frío, se puede agravar la enfermedad.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*