Convivencia entre los alérgicos y las mascotas

Artemiso

Artemiso

Vivo rodeado de personas que, por ser alérgicas a los animales o mas concretamente al pelo de los animales, ya tienen la escusa perfecta para no tener animales en casa.

Tener una mascota en casa es algo muy personal y quien quiere las tiene y quien no quiere pues no las tiene, es así de sencillo pero no te escudes en que eres alérgico porque ya no cuela.

Si es cierto que hay personas que son alérgicas y se desviven por compartir su vida con una mascota. En esta entrada una serie de recomendaciones para que la convivencia entre un perro, gato o cualquier otro animal y una persona alérgica sea lo mas factible posible.

La alergia no la produce el animal, la produce los epitelios que se encuentran mayoritariamente en los pelos de estas mascotas.

La primera norma es educar a nuestro perro o gato a que no se suba a nuestros sofá. No dejar mantas al alcance de los animales y evitar las alfombras, donde se acumulará los epitelios. Cuando salgamos de casa, cubriremos el sofá con una sábana por si en nuestra ausencia el animal se sube en el sofá. SI el animal es un gato, esta acción se hace cada noche, antes de irnos a dormir.

Siempre hay que usar aspiradora en vez de barrer. Con barrer iremos depositando el polvo y los epitelios en otro lugar diferente a donde estaba. Una aspiradora potente será lo mejor.

El dormitorio de la persona alérgica será sagrado y el animal nunca entrará en esa habitación.  La mantendremos cerrada para que no acceda a ella por descuido y sobre todo se le educará que allí no se entra. Ese lugar se mantendrá limpio para el alérgico.

En el salón de la casa, que es donde pasará el animal la gran mayoría del tiempo, se instalará un purificador de aire,  de buena calidad y potente.

La cama del animal así como las sabanas de cubrir el sofá se sacuden a diario y se lavan una vez en semana, estas acciones nunca las debe de hacer la persona alérgica.

Si el animal que vamos a elegir es un perro, elegir un perro de raza tranquila y a poder ser de pequeño o mediano tamaño. Un perro muy nervioso y en constante movimiento estará constantemente eliminando pelos, donde se encuentran los epitelios.

En casa no hay alérgicos  pero si nos visita de vez en cuando unos amigos que si lo son. El día antes de que ellos lleguen, María limpia la casa a fondo  y pasa la aspiradora por todos los rincones. Las habitaciones donde dormirán se mantienen cerrada y allí no entran los animales. Cuando vienen las visitas suelen estar entre 3 a 7 días con nosotros y por regla general la estancia no se les complica mucho. Suelen venir preparado con sus aerosoles para momentos mas críticos. Por ejemplo en invierno que tenemos que permanecer dentro de la casa porque hace frío o llueve no es lo mismo que en verano que se puede salir y entrar y respirar aire limpio en el exterior.

Lo que está claro que el tener un animal no depende de ser o no ser alérgico. Depende de gustarte o no los animales. SI eres alérgico y te gustan los animales solo tienes que seguir unas indicaciones y lo podrás llevar estupendamente.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*