Cortar las orejas y el rabo a nuestro perro

San Antón, la fiesta de los animales

Voy a intentar ser lo mas imparcial posible con esta entrada donde vamos hablar de los cortes de orejas y rabos en algunas razas de perro. Gracias a la evolución, por no decir otra cosa, esta práctica está totalmente prohibida en muchos países e incluido dentro de países donde aún está permitida, te puedes encontrar con veterinarios que no hacen este tipo de operaciones.

Antíguamente y estoy hablando de muchísimos años atrás, en perros como el doberman, los dogos, o los boxes, se les cortaban las orejas para que no tuvieran ese punto de vulnerabilidad si eran atacados. Estamos hablando de época donde esos perros eran puramente perros guardianes.

Hoy en día, con los perros como parte de nuestra familia, se siguen haciendo estas operaciones simplemente por estética.

No hay que dejarse engañar ni dejarse guiar por las modas.  Si a un perro al que habitualmente por raza, se le corta las orejas y / o rabo, tomamos la desición de no cortar, no pasa nada, es mas, seguro que será un perro mas feliz.

A los bodegueros por ejemplo se les corta el rabo, y nosotros nunca jamás le cortamos el rabo ni al bodeguero, ni al cocker , otra raza a la que se le corta el rabo. Si véis la foto, es Cami de cachorro y tiene su cola entera e intacta )

Hay que tener muy claro que esto no es simple corte, sino una amputación por medio de operación. Un corte es cortar las uñas o el pelo, pero las orejas y el rabo es una operación, con sus riegos y complicaciones y por lo tanto una amputación porque eliminaremos para siempre una parte de su cuerpo.

Cortar la cola por estética es algo muy peligroso que no todos los dueños de perros son capaces de entender.

La cola es la terminación de la columna vertebral de nuestro perro, por lo tanto es parte indispensable de su cuerpo porque sin ella, puede incluso perder el equilibrio, puede tener dificultades al correo o al girar.

Ya ni decir tiene que movimientos de cola y de orejas, son parte de la comunicación de nuestro perro con otros perros.

Muchas personas que están a favor de tales prácticas afirman que, haciendo estas operaciones en las primeras semanas de vida del cachorro, no duele. Eso es totalmente falso. Cortar las orejas y / o rabo a un cachorro, duele, si es pequeño duele menos pero es doloroso y traumático para nuestro perro.

En caso que no te haya convencido y quieras seguir hacia delante con estas operaciones, decir de nuevo que no es legal en muchos países y no siempre va a encontrar a un veterinario que esté dispuesto hacerlo. En caso de encontrarte con la negativa de los veterinarios, por favor, nunca nunca hacer el corte por nuestra cuenta. En este caso nos encontraremos que le daremos a nuestro perro un dolor y trauma enorme, además de no tenemos ni la formación ni los materiales para hacer dicha intervención.

El post operatorio es tan complicado como la operación en sí donde la gran mayoría de las veces las heridas se infectan y tardan mucho tiempo en ser cicatrizadas.

La naturaleza es sabia, nunca dota a un animal de nada que no le haga falta, si un perro o ciertas razas de perros no necesitasen ni su cola ni sus orejas grandes, la evolución de la especie ya lo hubiera solucionado y nacerían ya sin cola o con las orejas mas pequeñas.

Piénsatelo dos veces y no hagas sufrir a tu perro pos simple estética.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*