Cuando la caída del pelo es un problema

Manchas en los ojos

A los perros y a los gatos se le cae el pelo, más acentuadamente en época de muda pero a lo largo del año, sufren pequeñas pérdidas en su pelaje. Esto es algo normal siempre que veamos que son pequeñas caídas. Si llegase el momento, vemos que la caída está localizada en una zona del cuerpo, o bien es una caída mucho más acentuada, toca hacer visita al veterinario y algunos cambios.

Lo primero que debemos de saber si la raza de perro o gato que tenemos es propensa a pérdidas de pelos, hay razas que pierden más pelos que otras. También debemos de buscar alguna herida en la zona donde ha perdido el pelo, cuando hay una herida, la caída del pelo de la zona es mayor.

Uno de los motivos más frecuentes en la pérdida excesiva de pelos en nuestra mascota es la alimentación, bien porque es pobre y deficiente o bien porque tiene alergia a alguno de sus componentes, por regla general, a los componentes químicos.

Si no hay herida, el veterinario ha descartado alguna enfermedad, toca cambiar a una alimentación con ingredientes más naturales para ir eliminando de su dieta los componentes químicos a los que suelen manifestar alergias.

Otro motivo para la caída de pelo son las pulgas y demás parásitos externos. Toca revisar y en caso de que se confirmen las pulgas, tratamiento antipulgas, notaremos una mejoría en su pelo y se parará la caída.

Pero exactamente, ¿qué sería una pérdida grande de pelos en mi mascota como para que tenga que comenzar a preocuparme? Pues estaríamos hablando de tal cantidad de pelos que le veamos al perro la piel, ya sea toda o en alguna zona localizada. El perro y el gato siempre pierde pelos pero solo la capa externa, nunca debemos de verle la piel a simple vista. Si comenzamos a vérsela, ahí si que hay una pérdida alarmante de pelo y es cuando debemos de actuar. Primero comprobaremos que no tienen pulgas o heridas. Luego cambiaremos alimentación y si sigue igual, toca ir al veterinario para que, ellos que son los que le pueden hacer las pruebas pertinentes, localicen el motivo y receten el tratamiento.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*