Dos camadas mamando. ¿Es bueno?

Dos camadas mamando. ¿Es bueno?

Como todos sabéis, en Septiembre Abby tuvo gatitos. Para nosotros iba a ser su primera y única camada pero nos sorprendió que volvió a quedarse preñada en Noviembre, justo en puerta de su esterilización programada que está aplazada para el mes que viene. El 11 de febrero nacieron la segunda camada de Abby. De igual manera que hicimos con la primera camada, una vez llegado el momento de ser separados correctamente de su madre, se entregaron a familias que lo van a cuidar de manera correcta, y al igual que en la primera camada nos quedamos con Lía, en esta segunda camada nos hemos quedado con Lista.

Hace unos días me sorprendío ver como Abby estaba tranquilamente recostada y estaban mamando las dos cachorras, Lía, de la primera camada y Lista de la segunda camada. No pude sacar fotos pero en una segunda ocasión que también las ví , si pude fotografíar, y ahí veis el cuadro que asombrados contemplamos.

Ante esta situación, ¿qué debemos de hacer? Pues bien, de entrada decir que no es bueno para la madre. Partimos del hecho que la madre ha tenido dos embarazos y partos muy seguidos y eso hace mella en su salud. Si ahora encima le dejamos que las gatas crías sigan mamando, esto se convierte en un círculo vicioso. Me explico, mientras las crías mamen, la madre tendrá leche y mientras la gata sienta que tiene leche, las va a dejar que mamen, indistintamente si es la cachorra más chica o la cachorra más grande.

Lo que debemos de hacer es no dejar que la cachorra grande mame. Que solo lo haga la pequeña y que cada vez vaya a menos para que a la madre se le vaya retirando la leche.

Si os veisen esta situación es que os ha pasado como a nosotros, que la gata ha tenido dos camadas muy de seguidos. Eso no es bueno, hay que evitarlo siempre, pero a veces sucede. Ante esto, hay que ayudar a la gata mamá con una alimentación de alta gama y refuerzos de vitamina que nos recetará el veterinario.

De esta manera tendremos a la mamá con el mejor estado de salud. No dejar a la cría más mayor mamar, cada vez que la veamos, la retiraremos con mimo y cuidado, nada de asustarla ni de reñirla, recordar que sigue siendo una cría, en este caso con más cuerpo ya que la propia madre.

Y lo más importante, lo totalmente recomendado y es lo que nosotros haremos para el més que viene, esterilizar a la gata para que no sigue trayendo camadas.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*