El acto de amasar

El acto de amasar

Hay un acto que un gato hace constantemente y que nos llama muchísimo la atención, ya no solo a nosotros sino a todo el mundo.

Se trata del amasar de los gatos. Es un acto en el que un gato, con sus patas delanteras, se pone a presionar contra nosotros o contra algún objeto, ya sea cojín o silla. Ese acto es como si estuvieran amasando. Si lo hacen contra nosotros, no es algo que nos moleste ni que nos duela, simplemente nos llama la atención y muchas personas nos han preguntado el por qué hacen estas cosas.

Ya hace tiempo hablamos del amasar de los gatos, hoy lo volvemos hacer pero lo hacemos mas extensamente.

Al principio pensábamos que solo hacía este acto de amasar, aun siendo gatos adultos, porque les recordaba sus momentos de lactancia. Hoy sabemos que lo hacen por mas motivos.

Vamos por parte. La principal causa por la que un gato hace el acto de amasar es porque cuando son pequeños, y amamantan, están amasando las tetas de su madre para que así salga leche.

Ese acto les es muy gratificante y por lo tanto, cuando va pasando el tiempo, y aun sin tener a su madre al lado y mucho menos sin estar en periodo de lactancia, siguen haciendo ese acto de amasar como símbolo de estar a gustos, relajados y disfrutando.

Es un momento especial para el gato.

Otro motivo por el que hacen este acto de amasar es para marcar el territorio. Este caso es mas aplicable para cuando en casa hay mas de un gato. Un gato amasa y en ese acto de amasar, sus patas delanteras están liberando feromonas. Con esas feromonas están marcando el terreno y les están diciendo a los demás gatos que ese cojín, esa silla, esa parte del sofá o esa persona, le pertenece.

Otro motivo es simplemente porque intentan adaptar la zona para recostarse de manera cómoda. Es como si su subconsciente les recordara a sus antepasados primitivos que  viven en libertad ( recordar que los gatos son felinos) y que amasan el follaje para acomodarse.

Sea cual sea el motivo, es algo que hacen intuitivamente, que nacen con ese acto ya inculcado y que no es algo malo, todo lo contrario, es señal que nuestro gato está cómodo y feliz.

¿Te ha amasado alguna vez tu gato? ¿Te agrada o te incomoda?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*