El agapornis papillero

Agapornis papillero

Criar a un agapornis papillero se puede hacer desde que nacen pero siempre es preferible dejarlos con los padres hasta al menos los 25 días o al menos, hasta que comiencen a nacer las plumas.

Para criar a un agapornis papillero es sencillo. Al agapornis lo alojaremos en una caja de cartón o de madre siempre con agujeros de ventilación y virutas de madera. A falta de virutas de madera, podemos usar trapos limpios para que en el fondo de la caja exista una cama cómoda.

La virutas hay que mantenerlas muy limpias y cambiarlas a diario.

La papilla para dar siempre debe de ser papilla para agapornis, hay muchas marcas, cualquier sirve. A la hora de prepararla, siempre con agua hervida del grifo o agua embotellada.

La manera de preparar la papilla es muy simple, calentamos el agua, ponemos una cucharada de preparado de papilla en un cuenco y vamos agregando agua poco a poco hasta obtener una papilla con la textura de un yogurt.

A la hora de administrar la papilla, debe de estar a unos 37 º mas o menos.

A la hora de dar de comer, usaremos una jeringuilla de plástico sin aguja. Solo introduciremos la punta en el pico, no en la garganta y vamos soltando la papilla lentamente. 4 o 5 cc de comida es suficiente para cada vez y daremos de comer cada 3 a 4 horas. Si vemos que el buche sigue lleno, esperamos 1 hora mas.

Paramos a las 8 de la noche y la primera toma será a las 8 de la mañana.

Preparamos la papilla en cada toma, no se reutiliza nunca la papilla ya preparada.

Una vez finalizada la comida, todo se lavará muy bien para que no quede restos de papilla.

Al polluelo hay que limpiarlo bien después de la papilla para que no le quede restos de papilla que se le seque.

El traspase a la jaula será cuando tengan todas las plumas.

Una vez que estén en la jaula, empezaremos a dar la papilla en cuchara para que aprendan a comer solos.

Se le pondrá también mijo.

A medida que vayamos viendo que comen mijo, iremos reduciendo tomas de papilla hasta eliminarlas por completo. Un periodo largo, difícil y que hay que controlar mucho.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*