El Alzheimer en los perros

Los áfidos

El Alzheimer es una triste y devastadora enfermedad tanto para el paciente como para sus familiares. ¿Sabías que en los perros también se pueden presentar?

En un perro se puede presentar, en su edad sénior, esta enfermedad degenerativa del sistema nervioso central que en ellos se le llama síndrome de disfunción cognitiva.

Nos daremos cuenta porque nuestro perro comenzará a sentir como desconocido lugares que le son totalmente familiares, tales como zonas de la casa, zonas de paseo, parques habituales.

Se le olvidará el camino a tomar, ya sea de vuelta de un paseo, o ya sea dentro de casa, el camino hacia donde está su cama, su comedero o su bebedero.

Estará nervioso y constantemente deambulado de un lado para otro dentro de casa.

Comenzaremos a notar como deja de saludarnos cuando llegamos a casa. Notaremos que no le apetece jugar, ni viene a por sus caricias.

Cambiará sus hábitos, comenzará a dormir mas de día y por las noche deambulará de un lado para otro y en algunas ocasiones, llorando.

No recuerda las órdenes, trucos y juegos aprendidos a lo largo de su vida así como dejará de contener sus necesidades para hacerlas fuera y a veces las hará dentro de casa.

Por desgracia, esta enfermedad es degenerativa y no tiene cura alguna. Lo único que hay es tratamientos que les ayudará a tener una mejor calidad de vida pero poco mas. A veces el proceso es mas lento pero no siempre.

Lo primero que debemos de hacer es confirmar con el veterinario la enfermedad ante cualquier sospecha que tengamos.

El veterinario, lo primero que nos indicará es que le demos una alimentación mas rica en antioxidantes y ácidos grasos.

La rutina de ejercicios y paseos hay que cambiarlos. Ahora toca pasear mas, tranquilamente pero en paseos cortos y muy frecuentes.

Tendremos que volver a enseñar trucos y hábitos de comportamientos. Con un poco de paciencia los volverá a aprender, se les volverá a olvidar y debemos de comenzar de nuevo a enseñarlos.

Comienza la cuenta atrás así que vive esos momentos intensamente con tu perro, juega más, disfruta más, acarícialo más. En breve habrá que despedirlo, toca proporcionarle la mejor de las despedidas. Mientras llega, solo queda disfrutar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*