El buen hábito alimenticio

El buen hábito alimenticio

Para que una mascota esté sana, una de las mejores cosas que podemos hacer es educarlos desde pequeño con un buen hábito en la alimentación.

Una alimentación incorrecta le puede provocar a nuestra mascota desde obesidad hasta problemas dermatológicos, alergias o diarreas.

El alimento a nuestra mascota debe de aportarle los nutrientes necesarios para que su organismo funcione correctamente en todas y cada una de las fases de su vida, ya sea en la fase de crecimiento, en la fase de mantenimiento, en la fase de gestación o lactancia así como en la fase de vejez.

Es sólo y únicamente responsabilidad de nosotros, los dueños, el controlar la alimentación de nuestra mascota para que esté en su peso ideal.

Junto a la alimentación siempre tenemos que hablar del agua, importantísima en cualquiera de sus fases vitales. Siempre debe de tener nuestra mascota un bebedero limpio lleno de agua limpia y fresca.

Hay que controlar la cantidad de snacks y golosinas que le demos a nuestra mascota, así como en caso de dárselas, que sean bajas en calorías.

Nunca hay que dejar al alcance de nuestras mascotas alimentos y a ser posible, educarlos desde pequeño que nunca deben de comer nada que no se encuentre dentro de su comedero. Por supuesto no debemos de darle de comer cuando nosotros estemos comiendo.

Hay dos tipos de alimentos para los perros y gatos, los secos que lo podemos encontrar en sacos de diferentes tamaños y el pienso en sí también en varios tamaños. El alimento en seco es ideal para evitar o reducir el sarro y la placa dental, se almacenan fácilmente y tienen larga duración.

En el otro grupo tenemos los alimentos húmedos que son mas sabrosos pero se conservar de peor manera y siempre en frigorífico una vez abierto.

Usemos el alimento que usemos, siempre es preferible dividir la ración diaria de comida en dos o tres tomas para los perros y para los gatos, dejar el comedero a su disposición si es comida seca o ofrecer entre 8 y 10 veces pequeñas cantidades de comida húmeda porque los gatos comen muchas veces y pocas cantidades.

Si hay varias mascotas en el hogar, todas tendrán su propio comedero y comerán por separado, cosa que cuando son muchos es complicado pero al menos, que los perros coman en un lado y los gatos en otro lado.

El mejor alimento para elegir para nuestra mascota debe de ser un alimento que proporcione todos los nutrientes esenciales y en cantidades equilibradas para cubrir las necesidades del animal. La cantidad de calorías debe de ser la adecuada para mantener su peso correcto. El alimento debe de ser apetecible para el animal tanto en su forma y en su textura para que pueda facilitarle la masticación y la digestión.  Si cumplimos con estos puntos, nos daremos cuenta que nuestra mascota tiene el pelo brillante, está sana, y tiene la masa muscular adecuada, no estará obesa.

Sobre cuantas veces ya lo he indicado arriba, dos o tres veces en los perros y en los gatos mas veces y en pequeñas cantidades pero eso también va a depender mucho de la edad, estado reproductivo, raza, nivel de actividad etc.

Sin duda alguna, si desde pequeño tenemos a nuestra mascota acostumbrada a un buen hábito alimenticio, es muy improbable que nuestra mascota tenga obesidad en algún momento de su vida.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*