El celo de una gata, Abby está en celo

Acicalarse

Abby está en celo y os puedo asegurar que llevamos 5 noches sin dormir. Mis otras gatas nunca han estado en celo porque fueron esterilizadas antes de que entraran en él pero con Abby habíamos decidido de tener al menos una camada. Ahora tengo claro que tras el celo, esté o no embarazada, no la pensamos dejar que entre en un segundo celo y la operamos del tirón.

Lo pasa mal ella y lo pasamos mal nosotros porque entran en un estado que es un poco molesto.

El celo de una gata es ese periodo, por regla general en primavera y verano, donde la gata está receptiva para que el macho la monte.

Una gata en celo se vuelve mas emocional, mas cariñosa, buscará de ti para que la acaricie y le hagas mas caso de lo normal.

Estará constantemente frotándose contra ti y contra todo mueble que encuentre a su paso.

Maullará, con un maullido casi chillido, muy fuerte e insoportable, día y noche. Descansará y dormirá menos.

Notaremos que estará nuestra gata constantemente lamiéndose sus partes.

Una gata que vive en un piso, intentará escaparse para buscar al macho. Si vive en jardín, atraerá al macho a su zona, atrayéndolo con su olor y sus maullidos.

El primer celo de la gata será a partir de los 4 meses, eso dependerá de la raza y la fecha en la que haya nacido.

Para que una gata entre en celo necesita de 12 horas de luz, por ello situamos la época entre primavera y verano.

En esa época, una gata tendrá un celo de al menos 7 días y lo repetirá al cabo de los 15 días si no ha sido apareada y así hasta que los días dejen de ser largos.

De las etapas del celo de la gata hablaremos en la siguiente entrada mas detenidamente.

Si tu intención es que tu gata críe, se recomienda que no la dejemos criar muy de seguido por el desgaste que eso conlleva a la salud de la madre. Si hemos decidido que críe, hay que ser consiente que a esa camada hay que buscarles buenas casas, ya hay demasiados gatos callejeros como para hacer una cría irresponsable.

Si no estás pensando en criar, siempre recomiendo la castración y mucho mas ahora que estamos sufriendo en nuestras propias carnes el celo de Abby.

Abby lleva 5 días maullando sin parar día y noche. Está descansando poco y se concentra en su celo y en llamar la atención del macho. Al llevar ya varios días maullando sin parar, su maullido cada vez es mas ronco, como mas cansado. Hoy ya no está maullando por lo que sospechamos que ha sido montada por el macho, Otto, y su celo ha finalizado.

Ha quedado mas delgada porque apenas ha comido, ya hoy se le ve mas relajada, descansando y comiendo.

Ella lo pasa mal pese a ser una cosa natural en ellos. Nosotros lo hemos pasado mal porque sinceramente, los maullidos son insoportable en cantidad e intensidad.

Lo único que podemos hacer por nuestra gata en celo es prestarle mas atención, darle mas mimos y cariños. Acariciarla constantemente. Cuando lo hagamos, veremos que nos levantará el culo, es normal.

Podemos distraer a la gata, bien con juguetes nuevos, nuevos juegos, sobre todo juegos que la activen físicamente para que así se cansen y puedan dormir.

Lo mejor es darle juegos por la tarde para que nos garantice un sueño de noche y nos deje dormir a nosotros, y por supuesto a nuestros vecinos. Al fin y al cabo, el soportar el celo de nuestra gata no debe de ser algo que debiéramos compartir con nuestros vecinos.

En la siguiente entrada hablaremos de las etapas del celo de la gata para que así sepamos y comprendamos los diferentes momentos por los que nuestra gata atraviesa en su celo y la podamos atender mejor.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*