El comportamiento de los gatos I – todos juegan con los zapatos

Los gatos son animales muy curiosos. Como dice el refrán “La curiosidad mató al gato” Cuando son unos cachorritos, son mas curiosos y mas activos. Tienen mas necesidad de explorarlo todo. Cuando van creciendo y van llegando a edad adulto, su actividad va disminuyendo y su necesidad de explorar también.

Si nuestro gato o gata está castrado, esos comportamiento impulsados por sus hormonas, desaparecen pero no así su comportamiento genético, ese que es tan característicos en los gatos, su curiosidad.

Mientras que la curiosidad de nuestros gatos no nos cause males mayores, no hay que darle mayor importancia. Son así y punto. No hay que estar constantemente justificando o averiguando el por qué hace esto o hace aquello.

Los gatos son de naturaleza inquiera  y cuando no andan durmiendo, andarán explorando, cotilleando, buscando, acechando.  Sin ningún motivo en concreto, son así y ya está.

Hace poco me preguntaron el por qué los gatos juegan con los zapatos e intentan meterse dentro del zapato. Pues lo hacen porque si, es que no hay que buscar mayor razonamiento. Lo han hecho todo los gatos que han podido o le han dejado y lo seguirán haciendo.

Para ellos un zapato es un mundo, no es un simple zapato es algo donde hay un hueco , donde metemos el pie, que a ellos se les escapa de la imaginación que es o que puede haber ahí dentro.

La curiosidad por averiguar que hay ahí dentro les puede e intentarán por todos los medios averiguar que hay allí.

Mis gatos, todos, juegan con nuestros zapatos. Lo que hay que estar pendiente es a que no lo muerdan, tienen que aprender que se puede jugar pero sin destrozar.

Primero eligen cual van a acechar. Una vez elegido el zapato, se va acercando poco a poco hasta que lo tiene cerca para olerlo pero lo suficientemente lejos por si hubiera una amenaza, huir.

Cuando están seguros que no hay peligro, se van acercando hasta que meten las dos patas delanteras dentro del zapato. Sigue sin haber peligro, ahora toca averiguar que hay en ese hueco tan oscuro.

Los hay como Zeus, que pueden entrar aun dentro del zapato porque es pequeño de tamaño. Los otros que tengo ya no caben dentro del zapato así que se tienen que conformar con acostarse sobre el zapato.

No hay cosa que mas le guste a un gato que curiosear un zapato pero ojo, un zapato no es un juguete que debamos dejarle así porque así. Un zapato viejo que vayamos a tirar no podemos decir, para que los gatos jueguen…..  Si un gato juega con un zapato viejo que le hemos dado para él, y el gato lo muerde o lo destroza , sin que nosotros le corrijamos la conducta porque , total, es el zapato que le hemos dado para jugar, a la mínima, el gato pillará otro zapato cualquier, que no es viejo ni es para tirar y te lo dejará precisamente para tirarlo.

El gato no sabe distinguir entre el zapato que puede morder o el que no puede morder, para un gato todo es igual y todos los zapatos son iguales así que desde el primer momento, hay que ponerle límites para no tener consecuencias graves.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*