El gato angora turco

El gato angora turco es un gato que proviene de Turquía y Persia y fue introducido en Europa sobre el siglo XVII.

Los primeros en enamorarse de estos gatos de pelo largo y sedoso fue la clase acomodada, la aristocracia y de esa manera se fue extendiendo por todos los países.

Este gato fue el que usaron para crear otras razas de pelo largo o semilargo como por ejemplo el gato persa.

A lo largo del siglo XIX fue casi extinguido en Europa porque no podían exportar esta raza los turcos, bajo pena de muerte, pero en el siglo XX, el zoo de Ankara puso en marcha un programa para recuperar la raza.

Este gato tiene la cabeza pequeña, con forma triangular. Sus orejas son grandes y puntiagudas.  Los ojos son grandes, almendrados y de color ámbar. Solo en los gatos que son blancos pueden presentar los ojos azules.

Son gatos pequeños de cuerpo, estrechos con patas largas y delgadas.  Sus pies son redondos con pelos entre los dedos.

Su pelaje es largo, fino y sedoso.

La cola de estos gatos son largas y con pelos que parecen plumas.

Los colores de estos gatos son, blanco, negro, azul, chocolate, rojo, lila, carey y el tabby smoke.

La FIFe reconoce esta raza en 1988 y solo la reconoce en el color blanco puro con ojos en ámbar, azul o dispares.

Como en todas las razas, los gatos blancos de ojos azules suelen ser sordos, cosa que no les impide hacer una vida perfecta incluso son mas cariñosos con sus dueños.

Son gatos tremendamente juguetones y cariñosos. Se adaptan a la vida en familia y perfectamente a la vida en un piso

Por esta parte de Andalucía no solemos ver estos gatos muy a menudo a no ser que vayas a una exposición de gatos tipo concurso, donde se pueden ver ejemplares maravillosos.

3 comentarios sobre:
“El gato angora turco”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*