El gato Bergala

El gato Bengala nace a raíz de cruza en EEUU en el año 1963 un gato doméstico con una gata Leopardo Asiática. Una de las gatitas resultante de este apareamiento fue cruzada de nuevo con su padre y de esta manera comienza esta raza.

Son gatos de cabeza amplia y fuerte. Su hocico es alargado. Las orejas grandes y triangulares, separadas y ligeramente redondeada en la punta. Los ojos son ovalados y de color amarillo.

En cuanto a su cuerpo estamos ante un gato largo, fuerte y equilibrado. Muy proporcionado donde su cola es larga, puntiaguda y con anillos negros cerca de la punta.

En cuanto a su pelaje, el Bengala es un gato de pelo corto, grueso pero suave. Los colores son toda la gama de marrones oscuros incluyendo el visón con manchas alineadas en rayas horizontales.

El pelo hay que cuidarlo a diario con cepillados.

En cuanto a su temperamento, el gato Bengala es un gato afectuoso y tranquilo pero requiere de jardín para su perfecta adaptación en familia.

En resumidas cuentas, un gato doméstico para tener en casa perfectamente con un aspecto de gato salvaje con un pelo suave. Se adapta perfectamente a familias con niños y se relaciona estupendamente con otras mascotas, sean gato o sean de otra especie como perros, hurones, tortugas ect

Son gatos que una vez adaptados a su hogar, se mostrarán afectuosos con su dueño, llegando a estar siempre en torno a su dueño. Acudirá si lo llaman y es el típico gato que le encantará pasear.

Pese a ser gato, los gatos Bengala son grandes nadadores y disfrutarán mucho con paseos por los bordes de un río, lago o incluso en la playa.

Los machos suelen ser casi el doble de grande que las hembras, cosa que no ocurre en muchas de las razas, donde por regla general el macho siempre será mayor que la hembra pero no en diferencias tan grandes.

En España ya hay criadores profesionales de esta raza, y si es cierto que son un poco elevado sus precios de las crías.

 

2 comentarios sobre:
“El gato Bergala”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*