El gato Burmés

 

La historia de esta raza o sobre esta raza cuenta que estos gatos provienen de los  monasterios birmanos donde eran venerados estos gatos como una divinidad. En 1920 fue importado desde Rangún hacia EEUU.

Semejante al siamés o relacionado con el siamés,  este gato es de cabeza corta y estrecha en forma de triángulo, siempre menos corta que la de los gatos Siamés.

Los gatos Burmes tienen el mentón pronunciado y la mandíbula fuerte.

Sus orejas son anchas en la base y de punta redondeadas.

Los ojos son de rasgos orientales y de color dorado.

Su cuerpo de es de tamaño mediano, largo y musculoso. Son gatos de aspecto fuerte porque tienen el cuello pargo y el pecho redondo.

En referente a su cola, son colas largas, estrechas y afiladas.

En cuanto al color, en EEUU sólo admiten el marrón pero en Inglaterra reconocen otros colores como por ejemplo:

-Azul, que son de color gris en el manto y plata, mas oscuro en el dorso y cola. EL gris en orejas, hocico y pies.

Champagne,  manto color marrón chocolate claro con orejas y máscaras mas oscuras.

Platino, manto gris con tonalidades rosáceas.

Rojo, manto color anaranjado con orejas mas oscuras.

Sea cual sea el color, todos de color de ojos dorados, tienen un pelaje corto, fino pero espeso y muy brillante.

Esta raza de gatos son muy sensibles al frío.

Los cuidados que necesitan son pocos, a parte de estar protegidos del frío, cepillado de vez en cuando pero nada continuo.

Son gatos afectuosos, inteligentes, sociables y muy a tener en cuenta, grandes cazadores.

Se adapta bien al interior de un piso pero prefieren el tener una terraza cerca, sobre todo para tomar el sol, cosa que les encanta hacer.

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*