El gato obeso, síndorme de Garfield

El movimiento, el esqueleto, las caidas

Ya hemos hablado varias veces de la obesidad en los gatos. Hablamos de obesidad en un gato cuando el peso sobre pasa en un 20 % o mas del peso que debiera de tener por raza y edad.

Eso es mas o menos en un gato adulto a tener 5 kilos o mas de 5 kilos por encima de su media de peso.

El sobre peso es algo muy importante que debemos de evitar porque un gato con sobrepeso es un gato que estará en riesgo de contraer otras enfermedades como pueden ser diabetes, problemas en la piel, enfermedades urinarias, problemas de huesos y / o cáncer. Un gato con sobre peso es un gato con una esperanza de vida mucho mas corta.

En España hay casi cinco millones de gatos de los cuales el 30% tienen sobre peso, lo que solemos llamar como el síndrome de Garfield.

Es muy fácil que se nos vaya de las manos el tema alimentación en nuestro gato y poco a poco se haya tornado en un gato obeso.

Y es aún mas fácil si en casa hay varios gatos porque es mas difícil controlar lo que comen unos u otros.

Esta en la mano de nosotros, los dueños, el que no se nos descontrole el tema alimentación, peso, sobre peso de nuestro gato. Hay que controlar muy bien las raciones de comida, hay que evitar que coman siempre que el gato o los gatos pidan, y sobre todo hay que controlar que las comidas que les demos no tengan un índice alto en calorías si es un gato de interior que apenas hace ejercicio.

Debemos de estar pendiente que el gato haga ejercicio, sea un gato activo, sobre todo si es un gato castrado. Los gatos que están esterilizados, sean machos o hembras, tienden a engordar mas.

Un gato estará constantemente pidiendo comida, partimos del hecho que un gato, a diferencia de un perro, come muchas veces a lo largo del día, muy poca cantidad. Nosotros en casa por ejemplo, no tenemos siempre el comedero lleno porque tenemos a uno de los gatos que se come todo lo que pongas en el comedero, así que hay que estar muy pendientes porque el come muchísimo y los demás apenas comen. Lo que hacemos es que llenamos el comedero con las raciones justas para cada uno y rara vez los dejamos comer a todos a la vez. Solemos dividir para que así todos coman lo que les corresponde y Otto, que es un tragón, no se lo coma todo.

Hay que tener controlado el peso del gato por ello, cada vez que lo llevemos al veterinario hay que pesar al gato y anotarlo. No hay nada como tener el peso del gato anotado para controlar subidas de peso injustificadas.

Es mas fácil evitar el sobrepeso que curar el sobrepeso pero se sobrepeso también se trata y con unos ejercicios, unas pautas de comportamiento y una comida específica con unas raciones concretas, el sobre peso desaparece y se controla muy bien.

Al igual que en las personas, el sobrepeso es muy malo para la salud y por lo tanto lo debemos de controlar y evitar.

El síndrome de Garfield no es mas que un sobre peso en nuestro gato, aunque la expresión ya se ha extendido también a los perros.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*