El ladrido de nuestro perro

Hay perros tranquilos que apenas se les escucha pero hay perros que ladran mucho, ladran a todo y ladran constantemente.

No sólo el estar todo el tiempo ladrando es malo para el animal sino que nos puede ocasionar problemas de convivencia con el resto de los vecinos de la zona que se pueden cansar de estar constantemente escuchando los ladridos del perro.

Los perros ladran por muchas razones y habrá de determinar el motivo de sus ladridos constantes.

Hay perros de caza que ladran por instinto y esos ladridos don muy difíciles de controlar y anular. Como se suele decir, les viene en la sangre.

La principal causa por la que ladra un perro es por el sentimiento de soledad. Un perro que vive con nosotros dentro de la casa, cuando todos sus miembros se marchan a sus quehaceres, estos perros pueden tender a ladrar constantemente ante el sentimiento de soledad. Si el perro vive en el jardín de la casa, puede ladrar por el mismo motivo aunque estemos dentro de la casa. ¿Cómo lo solucionamos? Ante el primer caso, si el perro vive dentro, cuando tengamos que ausentarnos de casa, todos sus miembros a la vez, hay que marcharse sin despedirse del perro, ni siquiera lo miraremos. Siempre premiar tras el regreso si se han portado bien y no han ladrado. Para que cuando se queden sólo y no se aburran lo mejor es dejarles juguetes para que se entretenga.

Si el animal vive fuera, la soledad se le puede quitar si comparte terreno con un segundo perro.

Los perros también pueden ladrar porque tienen miedo. Exceso de ruido, continuo pasar de personas u otros animales, ubicación en zona de grandes estímulos. Hay que tener al perro en el lugar mas tranquilo para que se relaje y no tenga miedo.

Otros de los motivos es que ladran simplemente porque son muy territoriales y necesitan de estar constantemente recordando que ese es su territorio y que el manda. Le ladrarán a todo lo que ellos vean como amenaza a su territorio. Como en el párrafo anterior, lo solucionamos colocando al perro en una zona donde no esté en continuo contacto con personas o situaciones externas que les haga ladrar defendiendo su territorio.

Pero todas y cada unas de las situaciones que os he mencionado se solucionan con una única acción, una socialización correcta del perro desde cachorro.

SI desde pequeños, hemos educado y socializado a nuestro perro, estará acostumbrado a todo tipo de situaciones y sus ladridos no serán constantes sino puntuales.

Ante un perro que ladra:

Nunca acariciar cuando está ladrando, no solo no conseguiremos que deje de ladrar sino que lo hará mas veces porque sabe que tras el ladrido viene la caricia.

Cuando no esté ladrando o cuando haya dejado de ladrar es cuando hay que acariciarlos.

Podemos montar un pulverizados de agua mas limón al 50%. Cuando ladre le rociamos en la boca/lengua justo en el momento que decimos SILENCIO. De esta manera iremos educando al perro y terminarán obedeciendo ante nuestra palabra SILENCIO.

Éste método no lo he usado, mis perros ladran pero ladran cuando me quieren avisar de algo o alguien por lo cual, he tenido mucha suerte con ellos.

Ante un perro propenso a ladrar por cualquier cosa, ante todo paciencia e intentar educarlo para que cambien su actitud.

Y tu, tienes algún truco para que el perro aprenda a no ladrar?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*