El microchip en los perros

El Microchip

Hemos hablado varias veces del microchip de los perros pero no nos hemos parado a hablar de que es ese microchip.

El microchip es una pequeña cápsula del tamaño de un arroz que se le implanta al perro debajo del cuero, a la altura de la nuca.

El microchip se implanta gracias a que su reducido tamaño le permite pasar a través de una aguja hipodérmica.

El microchip está dentro de una cápsula  de cristal biocompatible y a su vez recubierta por una capa de aralyne que es un elemento similar al látex. Son elementos que no provocan rechazo por parte del organismo.. Una vez implantado, el propio organismo crea una capa de proteína que hace que el microchip se quede fijo en el sitio y no haya desplazamientos.

Ese microchip lleva asignado un número y ese número está asociado a todos nuestros datos y los datos del animal.

Los veterinarios y autoridades correspondientes tienen un escáner que les permite leer los números que hay en el interior de la cápsula y por lo tanto, llegar hasta nuestros datos.

El microchip es permanente, no se puede quitar ni alterar.

Podemos decir que es el DNI de nuestra mascota.

Hasta hace unos años, el microchip era voluntario pero desde hace ya varios años, es obligatorio, al menos aquí en España y se coloca junto con la vacuna de la Rabia, la primera vacuna de la rabia.

Cuando coloque el veterinario el microchip en nuestro perro nos dará una tarjeta con una serie de datos, entre ello el número del microchip.

Cuando vayamos a censar al perro en nuestro ayuntamiento, cosa que también es obligatoria, hay que llevar copia de la cartilla, copia de nuestro DNI, copia del documento de alta en el archivo de mascotas del municipio, copia de la tarjeta del microchip, impreso del ceso y el abono de las tasas correspondientes.

Si en algún momento se nos pierde nuestro perro hay que notificar la perdida en el ayuntamiento, policía local y en el archivo de animales de compañía donde tenemos que aportar el nº de microchip y nombre del perro que ambos datos están en la tarjeta que nos dieron el día que le pusimos el microchip, fecha y lugar de donde se perdió el perro así como nuestros datos y teléfono de contacto.

Si el perro fallece, el veterinario nos dará un certificado de defunción que aportaremos una copia al archivo de identificación para que se le den de baja al microchip. De igual manera se notificará al censo del ayuntamiento para que den de baja al perro.

Creo que no me dejo nada en el tintero sobre el microchip pero si tienes algo que agregar, solo tienes que dejarme un comentario.

Imágen vista aqui

2 comentarios sobre:
“El microchip en los perros”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*