El movimiento, el esqueleto, las caidas

El movimiento, el esqueleto, las caidas

A nosotros nos encanta observar a los gatos. Nos quedamos embobados viendo sus movimientos y sus posturas. Los gatos no tienen clavículas, ¿lo sabías? Pues no, no tienen clavícula y por ello las articulaciones de las vértebras de su columna vertebral son mas flexibles que en otro animal.

Los movimientos, gracias a su esqueleto, tiene un movimiento mas libre en sus patas delanteras. Son capaces de girar sus cuerpos sin mayor dificultad.

Todo ello permite a los gatos cuando caen, caer parados. Caer parados significa que los gatos caen sobre sus cuatro patas ( mas concretamente sobre sus cuatro pies y articulaciones) y se quedan como clavados en el suelo. Sus cuatro patas absorben el impacto. Este acto de caer parado es un acto reflejo que comienzan a desarrollar a las 4 semanas de nacidos y lo perfecciona a las 7 semanas.

Lo que hay que tener claro es que los gatos salen ilesos de las caídas cuando son caídas de poca altura. Cuando un gato cae desde una altura alta, seguirá cayendo parado y aterrizará sobre sus pies y miembros pero al no poder absorber todo el impacto, la cabeza chocará contra el suelo y se producirá lesiones, fracturas, sobre todo de mandíbula y perdida de dientes.

Si la altura desde donde cae el gato es superior a 4 metros, nos encontraremos ante una cauda que provocará múltiples lesiones entre las mas frecuentes rotura de diafragma, hígado y huesos.

Para tener a nuestro gato protegido solo tenemos que tener ventanas y porches preparado para que los gatos no se puedan lastimar.

Por lo general, los gatos van dando saltos de un lado para otro y no les pasa nunca nada. Son ellos mismos los que saltan para llegar al suelo y no se lastiman. Tienen una habilidad increíble.

Nosotros nunca hemos tenido problemas con ninguno de nuestros gatos en cuanto a caídas se refiere. Si es cierto que cuando Artemiso era pequeño, recién llegado a casa, casi se nos mata. Por aquellos entonces vivíamos en un piso, en una planta 13º. Cerca de nuestra vivienda había siempre muchas palomas y era muy común verlas volar por la ventana y mucho mas a la altura que vivíamos.

Una tarde, estábamos sentados todos en el salón, Artemiso incluido y pasó una paloma volando por delante de la ventana. Artemiso dio un salto y se dio un buen golpe contra el cristal del ventanal. Si no llega a estar la ventana cerrada, Artemiso hubiera salido volando literalmente detrás de la Paloma. Y una caída desde un 13º piso, la cosa no iba a pintar bien.

Desde aquel día tuvimos mucha mas precaución en lo que a ventanas se refería. Y tú, tienes alguna anécdota que nos quieras contar sobre tu gato, sus saltos, sus aterrizajes o sus caídas?

2 comentarios sobre:
“El movimiento, el esqueleto, las caidas”
  • A mi tía se le precipitó su gatita desde un 5° piso. Acostumbraba a sentarse en el filo del balcón mirando a la calle, un día se distrajo con algo, perdió el equilibrio y cayó desde esa altura. Cuando bajó a recogerla todavía estaba con vida pero se rompió la mandíbula y seguramente se le vio afectado algún órgano interno. La pobrecita estuvo ingresada un par de días y al final falleció.
    Mi tía tiene además otra gatita en casa, que la vio caer. Desde entonces esta gatita no se acerca al balcón.

    • Un 5º piso es una altura bastante alta y hay muy pocas posibilidades de que amoltiguen bien la caida. La otra gata quedó bien traumatizada, la pobre.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*