El origen de la arena de los gatos

El origen de la arena de los gatos

Yo tengo cuatro gatos en casa y la verdad es que me sería imposible tenerlos en casa si no fuera por la caja de arena donde hacen sus necesidades.

Creo que muchos de los que tienen gatos en sus casas como mascotas, lo eligieron precisamente por la comodidad de poner un arenero y listo. No hay que preocuparse de mucho mas, solo de tenerlo limpio.

Pero sinceramente siempre me he preguntado cual era el origen de esa arena que actualmente usamos. Yo sé que hoy por hoy hay en el mercado muchos tipos y variantes de arenas y / o lechos de gatos pero , cual fue el real origen de las arenas de gato?

Pues la historia le pertenece a H. Edward Lowe y data de 1947. Un chaval de Michigan que trabajaba en una empresa de construcción de su padre. La empresa en sí era de materiales de construcción. Por aquella época, el lecho que se le ponía a los gatos, si se le ponía alguno era hollín.

Un día, una vecina de esta familia entró en la tienda preguntando por algún material similar al hollín para usar de lecho para su gato.  El joven, ni corto ni perezoso le aconsejó arcilla granulada.

La señora se la llevó, la probó, le gustó y volvió por mas. En ese momento, a H. Edward Lowe se le encendió la bombilla del negocio perfecto. Empaquetó una serie de bolsas con arcilla granulada, le puso una portada que decía lecho de gatos y las llevó a la tienda de animales del pueblo.

El dueño de la tienda de animales no lo vio con buenos ojos, pensó que nadie iba a pagar por comprar arena, total, la arena estaba en cualquier parte pero aun así Edward lo convenció y le dejó allí las bolsas. Las bolsas se vendieron perfectamente y el dueño de la tienda de animales le pidió mas.

Y así nace la curiosa historia de cómo se comenzó a comercializar las primeras arenas de gato. Ni que decir tiene que Edward se hizo bastante rico con las arenas de gatos, increíble verdad?

A lo largo del tiempo las arenas han ido cambiando, cada vez son mas buenas, mas absorbentes, absorben mas el mal olor…, en definitiva, cada vez vienen  mejor preparadas para hacernos la vida mas fácil y cómoda.

A veces, las cosas que nacen de una simple anécdota, son las que mas nos facilitan la vida. Que hubiera pasado si esta buena señora no hubiera preguntado a Edward y no le hubiera pedido ayuda? Pues seguro que otra persona lo hubiera inventado…. O no.

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*