El perro y la piscina

El perro y la piscina

Si tenemos piscina en casa, tenemos un peligro para nuestro perro en caso que no lo enseñemos correctamente.

Hay perros que son grandes nadadores, hay perros que saben flotar perfectamente y hay perros que tienen innato en su personalidad el saber salir perfectamente de la piscina por la zona de la escalera pero sinceramente, no todos los perros son iguales.

Lo mejor que podemos hacer es enseñar a nuestro perro a defenderse en la piscina como si de un bebé se tratara.

Las primeras veces que metamos al perro en la piscina debemos de hacerlo con un chaleco salvavidas especial para perros.

No tiraremos al perro al agua, lo meteremos poco a poco, a poder ser una persona por fuera y otra por dentro en caso que la piscina no tenga zona de escalones que entran en la piscina gradualmente.

Las primeras veces el perro estará muy nervioso y puede que nos arañe con sus uñas así que hay que tener cuidado y no acercarnos demasiado.

Las primeras veces, si es un perro asustadizo, estará nervioso y por lo tanto los baños deben de ser cortos. Si el perro no tienen miedo o el miedo ha ido desapareciendo, hay que comenzar a enseñarle a que nade en la piscina.

Cuando aprenda a nadar por la piscina, hay que enseñarle el camino hacia la escalera para que sepa por donde debe de salir cuando quiera irse.

Subir por las escaleras es algo sencillo pero necesitaremos a una persona dentro de la piscina con el perro que lo guie hasta ella y otra persona por fuera de la piscina.

Todo no se aprende de golpe, hay que ir haciendo las sesiones escalonadas, no agobiar al perro y sobre todo, premiar cuando vaya avanzando.

Una vez que el perro lo aprenda todo con su chaleco, toca quitar chaleco y comenzar de nuevo.

El enseñar al perro a nadar , flotar y salir de la piscina es simplemente por precaución para que, si llegado el momento, el perro se tira a la piscina o se cae a la piscina de manera accidental, sepa defenderse y salir de ella sin mayor problema.

Os puedo asegurar que un perro , si se le enseña, sabrá salir de la piscina solo, y por las escaleras, sin problemas ninguno. Es cuestión de enseñarlos, aprenden rápido y nunca te olvides de premiar sus logros.

Por su seguridad y por tu tranquilidad.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*