El porqué no se le debe de dar huesos a un perro

Nala comiendo Melón

Hoy he visto como mi vecina le daba un hueso a su perra y me he acordado de hace unos años, sentados en el jardín de casa con un grupo de amigos, mi mujer le dio a Nala un hueso. De manera inmediata y con semblante serio, uno de nuestros amigos que precisamente trabaja para una cadena de alimentación canina nos dice, “Cada vez que le deis un hueso a vuestra perra recordar que la operación va desde los 500 euros hasta el posible fallecimiento de la perra”

Indiscutiblemente nos quedamos a cuadros y hasta pensamos que era un exagerado pero como siempre hacemos, cotilleamos, buscamos, nos informamos y aquí os dejo algunas de las cosas que se nos quedaron muy clara en relación huesos – perros.

Los peligros que trae el darle un hueso a nuestro perro son muchos y de diferentes gravedades. A tu perro puede no pasarle nada, a pasarle algo de lo que te voy a contar o poder a pasarle varias de las cosas que te enumero. Desde un primer momento hay que tener claro que es igual de peligroso el hueso cocinado que el hueso crudo.

De menos grave a mas grave, comencemos por el desgaste dental y las roturas dentales. Al darle un hueso a un perro, se puede llegar a romper el perro uno o varios dientes. Un diente roto en la boca de un perro acarrea enfermedades y terminaremos con quitarle el diente, con su consecuente gasto económico de la extracción. Un mal menor para lo que os voy a contar a continuación pero es bueno que se sepa.

Heridas en la boca es otra de las consecuencias que puede acarrear el que le demos a un perro huesos, sobre todo si son huesos de pollo que son los que mas pronto de astillan. Esas astillas hacen heridas en el interior de la boca del perro, se pueden infectar, contraer enfermedades y nos puede dar mas de un calentamiento de cabeza a nosotros y mucho dolor a nuestro perro. Las llagas en la boca son muy dolorosas.

Un hueso que se quede bloqueado en las vías respiratoria requiere de un rápido traslado a un centro veterinario y su correspondiente intervención quirúrgica.  Desde que el perro se nos ahogue hasta el importe elevado de dicha intervención, yo creo que está claro los riesgos.

Pero el principal peligro de dar huesos a nuestros perros está en los problemas digestivos que se les puede presentar, en las posibles perforaciones en sus órganos internos que componen el sistema digestivo. Ante un problema de estos, volvemos al punto anterior, toca cirugía para frenar la hemorragia o para quitar el hueso obstruido.

Un hueso es algo que va ligado directamente con los perro, y está claro que a los perros les encantan los huesos pero como ellos nunca nos van a decir que no, mejor es que ni se lo lleguemos a ofrecer.  Como siempre ha dicho el refrán, mas vale prevenir que curar.

3 comentarios sobre:
“El porqué no se le debe de dar huesos a un perro”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*