El post operatorio, cosas a tener en cuenta

El post operatorio, cosas a tener en cuenta

Durante los días del post operatorio hay que tener en cuenta varios detalles para hacer la vida de las gatas más confortable.

Hay que pensar que con los collares isabelinos, necesitan más espacio para que no vayan chocando con todo lo que hay a su paso así que hay que intentar que el lugar que frecuentan las gatas estén libres de cosa que les impidan pasar.

Intentar que sillas, mesas y muebles no entorpezcan su paso para que no se den golpes. Intentar que no haya ventanas abiertas porque intentarán saltar para asomarse y al no calcular bien porque no tienen la suficiente visión, terminan dándose un castañazo de los buenos.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es el comedero y el bebedero. Si hay poca comida y poca agua, les costará mucho trabajo, tanto el comer como el beber así que intentaremos siempre que estén bien llenos y tener la precaución que tanto el comedero como el bebedero sean lo suficientemente grandes como para que entre el collar isabelino y lleguen bien tanto a la comida como al agua. Si el collar isabelino choca con los bordes del comedero o del bebedero, no alcanzarán ni a la comida ni al agua.

Suele pasar que cuando una gata quiere comer, o beber, todas van a la par y claro, todas a la vez con los collares isabelinos como que no pueden por muy grande que sea el comedero o el bebedero, así que hay que poner un poco de orden.

Intentarán por todos los medios salir a la calle, al menos las mías están deseando salir al jardín. No las podemos dejar salir. Recordar que las heridas están aún muy recientes y frescas y se pueden infectar.

Hay que acondicionar un lugar cómodo para que puedan descansar sin que el collar isabelino sea un problema. Nosotros le hemos fabricado un gran colchón con una tela relleno de trapos viejos y se adapta perfectamente a su descanso, su cuerpo y su collar.

Otra cosa que hay que controlar es que no se laman las heridas unas a las otras. Cada gata no se puede lamer su propia herida pero son muy listas y siempre se las apañan para que sea una la que se la lame a la otra. Eso no lo podemos evitar pero si lo podemos controlar para que no lo hagan. Se pueden incluso quitar los puntos, abrirse las heridas e infectarse.

Cuando es solo una gata, no hay problema, con el collar isabelino es imposible que lleguen a la herida, pero en casa son tres las gatas operadas y hay que tener un constante control de que no se busquen unas a las otras.

Son días de mucho trabajo por nuestra parte, necesitan demasiada atenciones, antibióticos, curas, vigilancia etc. pero hay que ser positivos, no va a durar el post operatorio más de 10 días, lo normal son 7 días y el resultado final será muy beneficioso para nuestras gatas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*