El regalar una mascota

Regalar una Mascota

Estamos ya en puerta de la Navidad y es época de regalos entre otras muchas cosas. El Mini Zoo, un año más, no puede dejar pasar esta oportunidad para pedir y recordar que no se regalen mascotas sin estar totalmente seguro que a la casa que llegará será una casa donde la acojan, la cuiden y la mantengan. Que no sea la típica mascota que llega de regalo en Enero y queda abandonada en Julio, en puertas de las vacaciones de verano.

Nosotros hemos regalado una mascota por Reyes, una vez, a una persona adulta y bajo su consentimiento. Y es como hay que hacer este tipo de regalo. Hay que hablar con las personas que componen la familia de la casa donde irá la mascota y sobre todo, con los adultos de esa casa en caso que el regalo vaya encaminado para un niño.

Hay que dejar bien claro que una mascota es un ser vivo que requiere de atenciones, de cuidados, de mantenimiento. Son seres que dependerán ya de nosotros para siempre y que hay que limpiarlos, darles de comer, atender sus necesidades en cuanto a juegos, paseos, salidas. Y sobre todo que son animales que requieren de controles por parte de veterinarios, vacunas y se pueden poner malos y necesitar tratamientos.

La única vez que nosotros regalamos un animal fue un perro en concreto y fue a una amiga nuestras, adulta, y que anteriormente ya había tenido un perro.

Le preguntamos si quería un perro , que sería recogido de una protectora y que se lo traíamos siempre y cuando ella diese su consentimiento. Efectivamente se lo pensó, lo sopesó con su marido e hijos y nos trasladó el sí con una serie de características a poder ser.

Prefería hembra y de tamaño pequeña o mediana. Le daba igual la raza , el color y la edad.

Conseguimos una cachorra preciosa, una perrita mestiza de color canela que llenó la casa de mucho amor.

No quiero decir que nunca jamás regalemos mascotas, lo podemos hacer, perfectamente pero con cabeza, preguntando siempre a los destinatarios si están de acuerdo con aceptar el animal con todas sus consecuencias.

Una mascota no es un juguete con el que jugaremos a ratitos y el resto del tiempo lo guardamos en el armario. Una mascota tiene sus pros y sus contras y sólo la persona que lo va a recibir como regalo es la que puede sopesar los pros y los contras y decir si está de acuerdo o no con aceptar un regalo con compromiso y responsabilidad.

Los que reciben una mascota como regalo están aceptando una responsabilidad, los que regalamos esa mascota, seamos también responsables y no demos una sorpresa con el regalo, hablar antes y que decidan los que recibirán el animal si están dispuestos o no.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*